Por: Fernando Moctezuma Ojeda – @FerMoctezumaO

Hablar de las clases medias en México es hablar de quienes más aportan a la nación en términos económicos, sociales, académicos y por supuesto políticos. En un hogar de clase media, generalmente, no sólo se aporta para sí mismo, sino que genera empleos para clases más desfavorecidas.

Además, en la vertiente socio-cultural, en la mesa de este hogar se discuten ideas, se critica y halaga al poder por igual, según la ideología de sus integrantes. Se analiza con base en fundamentos, en información que consumen sus integrantes y en las vivencias propias del entorno.

Decir que se gana o se pierde una elección por manipulación, porque se lee cierto diario, o porque no se usa determinado medio de transporte es tan superfluo como ridículo. Quien se trague ese cuento no ha entendido nada, definitivamente.

El pasado domingo 6 de junio votamos más del 52% de la ciudadanía; es decir más de 48.8 millones de personas en todo el territorio nacional, y resulta francamente ridículo decir que de tantos, la mitad está en contra y la mitad a favor de un solo hombre. ¡Por favor! Que alguien le recuerde al presidente que en 1543 Nicolás Copérnico demostró que la tierra gira en torno al sol.

Vale la pena subrayar que esta “guerra de clases” no nació con la autoproclamada cuarta transformación, simplemente la han sabido explotar perfectamente bien. Por allá se siembra, y por fuera se cultiva. Adivine usted quién cosecha.

Al presidente le dolió tanto perder media Ciudad de México que, en lugar de festejar las 11 gubernaturas, se emberrinchó por 10 alcaldías; pero por supuesto nada de eso es su culpa. Es culpa de los medios. Es culpa del Reforma. Es culpa del pasado. Es culpa del de al lado; pero jamás de él o los suyos.

“Los gobiernos tienen que proteger y promover el nivel de vida de la clase media, lo que ayudaría a impulsar el crecimiento económico y a crear un tejido social más cohesionado y estable”, señala la OCDE en el estudio “Bajo presión: la reducción de la clase media”, de 2019.

Tal parece que la idea de igualdad no es el bien común, sino la miseria y el hambre extendida. Por eso gusta de descalificar al que se esfuerza, y enaltecer al que recibe. Eso, querido lector, es la generalización de la mediocridad y el conformismo. Lo demás “es aspiracionista y egoísta”, según el criterio de Andrés Manuel.

Dijo Benjamin Franklin que “el camino hacia la riqueza depende fundamentalmente de dos palabras: trabajo y ahorro”. Yo: #SóloDigoLoQueVeo.

JUEGO DE CARTAS:

CONGRESO: Finalmente el Instituto Nacional Electoral concluyó el cómputo para definir las 200 diputaciones federales que integrarán el pleno de San Lázaro y formalizó la mayoría relativa de Morena, que se llevó la mayoría relativa con el 34.13 % de la representación, el PAN tendrá 18.26 % y el PRI el 17.75 %. //LÍNEA 12: Mejor The New York Times, antes que las autoridades, dieron a conocer las posibles causas del negligente siniestro que tuvo lugar en la alcaldía Tláhuac el pasado 3 de mayo. En resumen, el dictamen es: soldadura deficiente. Hace unas semanas un experto en ingeniería civil me había comentado que “hicieron cajas en las tabletas para conectar los pernos de cortante y luego recalaron esas cajas en sitio. Se ve dudosa la calidad de ese concreto y no se sabe si se usó un estabilizador de volumen”. Entonces se sabe que todo recae en la calidad de los materiales, y como siempre: la corrupción es la responsable. PRECISIONES: Los cambios a la estructura de la FGR demeritan los derechos de las víctimas y reproducen el modelo de la antigua procuraduría, de acuerdo con el senador Emilio Álvarez Icaza, en una entrevista con el investigador de ONEA México, Eduardo Buendía, disponible en youtube. //TITANES: Mañana 15 de junio el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y su homólogo ruso, Vladimir Putin, sostendrán una reunión de trabajo en tierras rojas para dirimir en temas que “convienen a ambas naciones”, segùn la Casa Blanca. Sin embargo se sabe que no habrá mensaje conjunto posterior al encuentro.

.

P.D: El árbol da manzanas, pero insisten en llamarle peral.