Por Abiud Hernández Leyva

-AMLO espera nota diplomática.
-Cómo sería la Reunión de Delgado y Monreal.
-Silvano Aureoles ante su salida del gobierno.

Ante su denuncia desde Palacio Nacional en contra de Estados Unidos por Financiar a Organizaciones Opositoras en México ajenas al Gobierno de AMLO. El tema volvió a ser pauta en su ejercicio mañanero del presidente que sigue esperando una respuesta ante la nota diplomática para que se aclare este tema. Desde el inicio del sexenio desde la mañanera se dan a conocer a los enemigos del presidente que según él están en contra de su gobierno y en este bache en contra de gobierno de Biden pareciera que no mide las consecuencias de estás declaraciones ante el poder político más importante del mundo, cabe destacar que con Trump nunca se quejó. “Es hasta ilegal, no pueden recibirse fondos con propósitos políticos de gobierno extranjeros, Estamos esperando la respuesta para que se cancelen esos financiamientos, es seguro de que se usó también para toda esta campaña en contra” declaró AMLO. Así que solo hay que recordarle al presidente que en su burbuja manda él y que no puede morder la mano del fuerza política más grande del mundo.

Ante los resultados negativos de Morena en la pasada elección y después de una reunión en Cdmx entre militantes dónde corearon el nombre de Claudia Sheinbaum, la carrera presidencial ya comenzó para que dentro de sus personajes cercanos a AMLO y sus principales figura políticas, la pelea se comienza descifrar desde la cámara alta hasta el líder del partido. Es decir imaginé usted lector una reunión entre Mario Delgado y Ricardo Monreal, el primero a las órdenes completas del presidente y el segundo aconsejándolo en sus mala decisiones. Sería una buena junta dónde abordarán sus temas políticos por la lucha de poder para lograr un consenso, lo difícil tendría que estar en su comunicación ya que a la vista existe la mayoría de experiencia de Monreal, que podría a prueba la reprobación por parte de los militantes de Morena ante Delgado. Entonces es ahí donde el presidente tendría que elegir de hacerse a un sirviente más o tener un enemigo en contra rumbo a la carrera presidencial, sumándole al descontento de los militantes de Morena que fundaron al movimiento.

Ante la próxima salida de Silvano Aureoles del Gobierno de Michoacán, las consecuencias de sus en torno a la seguridad se ponen cada día más fuertes y es que a pesar de que asistió a Palacio Nacional a pedir una audiencia con el Presidente. La sociedad Michoacana pide que se logre mantener la seguridad en Aguililla donde el los últimos días se tenido código rojo. Reflejo de que el estado no tendrá más incumbencia en temas estatales si no lo hacen los propios gobiernos. De ahí que hoy se ve a Michoacán sólo y que temas tan delicados como los de seguridad que Aureoles declara ante los medios de comunicación, podrían cobrarle factura al salir de su administración. Y es que Michoacán es uno de los estados más golpeados por las organizaciones delincuenciales y la sociedad solo pide paz para poder vivir sin contratiempos.