Javier Divany Bárcenas

Vecinos del conjunto Residencial Torres San Simón, que se ubica en la delegación Cuauhtémoc, anunciaron el riesgo de vivir una tragedia como el Colegio Rébsamen, el desplome de una ballena de la línea 12 del Metro, en la Ciudad de México, o como el desplome del edificio en Miami, en Estados Unidos, debido a la mala construcción y hundimiento de los edificios construidos por Consorcio ARA.

En conferencia de prensa, el abogado Miguel Miramontes, acompañado de su despacho jurídico y de vecinos de la unidad residencial, expusieron los graves daños que han sufrido estos edificios de reciente creación por Consorcio ARA, y que a cinco años de haberse entregado, las fallas técnicas son graves y los vicios ocultos no terminan de salir.

Algunos vecinos han sido amenazados hasta de muerte por parte de representantes de la Constructora, por denunciar las fallas y manifestarse en contra de los responsables de haber construido estos inmuebles que hoy significan un riesgo para 500 familias, pues la mala edificación está desde los cimientos o sea desde antes de vender y, a pesar de ello vendieron todos los departamentos que hoy ponen en peligro a los vecinos, mismos que siguen pagando con mucho esfuerzo.

El abogado del despacho Miramontes, Figueroa & Asociados, Miguel, y las abogadas Yésica Cristóbal Gutiérrez, Sandy Muñoz Miranda, Ana María Figueroa Núñez y Jennifer Escobar Ávila, expusieron con detalles ante los medios de información el grave daño que tienen los inmuebles y los riesgos de una tragedia en caso de un temblor, pues tienen hundimientos de más de 40 centímetros, fuera de lo permitido por la ley de construcción.

Miguel Miramontes acusó a las autoridades del gobierno de la Ciudad de México, directamente a la jefa de gobierno Claudia Sainbaum, al delegado en Cuauhtémoc, a los directores responsables de obra, así como muy en particular al Juez 5º de Distrito en Materia Civil del 1e Circuito, Alejandro Dzib Sotelo, quien hasta ahora ha hecho caso omiso a las demandas colectivas interpuestas por el despacho defensor Miramontes, Figueroa & Asociado.

Una vez más en la Ciudad de México, se hace evidente la falta de rigor en la aplicación del reglamento de construcciones, hechos que provocan daños y pérdidas humanas como tristemente aconteció en el sismo de 2017 con el colegio privado Rébsamen, y cientos de edificios recién construidos que colapsaron o presentaron daños graves.

Recientemente, el 3 de mayo de 2021, el tren de la línea 12 que cayó tras vencerse uno de los pilares que provocó heridos y pérdidas humanas. Acontecimientos ante los cuales las autoridades parecen indolentes, ya que previamente conocieron de esas fallas y por omisión y negligencia no hicieron nada para prevenir dichas tragedias.

Miguel Miramontes mencionó que se ha hecho del conocimiento a las autoridades administrativas y judiciales de la terrible situación que día a día viven los habitantes del Conjunto Habitacional Torres San Simón, ubicado en calzada San Simón, alcaldía Cuauhtémoc, Ciudad de México.

En esta unidad habitan aproximadamente 500 familias entre ellos niños, niñas, adolescentes, mujeres embarazadas, adultos mayores quienes viven con miedo, desconfianza e incertidumbre, al ver que el inmueble que compraron a la empresa CASAS ARA, y que con tanto esfuerzo lograron pagar o están pagando, podría sufrir un daño mayor, mismas que presentan los siguientes daños.

Entre las fallas hay hundimientos de hasta 40 centímetros, entre torre e inclinación; inundaciones en temporada de lluvia; levantamiento de concreto en la plaza principal, pasillos y escaleras; grietas dentro y fuera de los departamentos pese a las constantes reparaciones por los llamados vicios ocultos.

Agua insuficiente debido a que la unidad estuvo mal planeada y no pensaron en el abastecimiento para 500 familias, por lo que a diario falta el vital líquido, tanto para uso doméstico como para consumo humano; además, de serios problemas en el sistema hidráulico del edificio entre departamento y departamento.

Algunos habitantes ni siquiera pueden tener paz en su domicilio ya que la empresa constructora, sin la autorizaciones hacer paliativos con furtivos trabajos de recimentación que se están llevando a cabo sin revisión o permiso de autoridad alguna.

Además se rebasan los 70 decibeles que superan el límite permitido por la norma oficial mexicana NOM-081-SEMARNAT-1994 que establece los límites máximos permisibles de emisión de ruido de las fuentes fijas y su método de medición.

El abogado de los vecinos señaló que, a pesar de que la empresa ofertante de este conjunto habitacional CONSORCIO DE INGENIERIA INTEGRAL S.A DE C.V conocida comercialmente como CASAS ARA S.A DE C.V, tiene ya en su historial varias demandas hecha por los consumidores ante la Procuraduría Federal del Consumidor por haber incumplido en las condiciones, calidades y características de los inmuebles prometidas a los consumidores.

Esta empresa sigue construyendo inmuebles de pésima calidad tal como lo han corroborado los habitantes del conjunto en cuestión, inmuebles que son inhabitables, sin que hasta el momento, las autoridades pongan una sanción ejemplar para evitar la repetición de dichas conductas.

Los vecinos piden que este caso no quede impune y pidieron a los jueces atiendan la demanda colectividad de Torres San Simón, para que sean sancionados los responsables y se les devuelva el dinero a los afectados, porque esos inmuebles son inhabitables, además de que su plusvalía quedó por los suelos.

Asimismo, se interpuso un juicio de amparo indirecto en materia administrativa por medio del cual se ha obtenido la información que acredita que a la fecha no se han realizado las evaluaciones estructurales correspondientes para determinar el riesgo en el que se encuentran las torres que conforman el conjunto habitacional.

Destacan los representantes del Buffet Jurídico que los particulares que realizan las obras de recimentación en dicho conjunto habitacional no cuentan con permiso o autorización emitida por autoridad competente; por tanto, se están realizando las obras de recimentación sin haber desalojado a sus habitantes poniéndolos en total situación de peligro, y se sigue trabajando con las personas dentro de sus hogares lo que significa un riesgo para las personas.

Ante la situación de riesgo inminente en que se encuentran los condóminos de Torres San Simón, los suscritos representantes legales de los habitantes de Torres San Simón hicieron responsables a todas las autoridades, de la Ciudad de México, de la alcaldía Cuauhtémoc, así como a jueces federales que ya tienen conocimiento del caso.

A pesar de conocer el problema, denunciaron, no han actuado en defensa del derecho humanos, a la vivienda digna, la salud y la vida, lo anterior con la intención de evitar, un daño inminente a los habitantes de dicho Conjunto Habitacional.

Recordaron que la Ciudad de México es una zona sísmica y lacustre, que ante la falta de responsabilidad de las autoridades se han venido abajo cientos de edificios y muestra de ello son los fuertes terremotos de 1985 y 2017.