El presidente Andrés Manuel López Obrador señaló que es una “vergüenza” que él, su familia y personas cercanas fueran espiados con el software Pegasus, de una empresa israelí, pero descartó que vaya a presentar una denuncia.

“Es realmente una vergüenza y es una prueba irrefutable de que imperaba un gobierno o estábamos sometidos a un gobierno autoritario, antidemocrático, que violaba los derechos humanos y el Estado era el principal violador de los derechos humanos”, dijo el mandatario federal.

Ayer se dio a conocer que el software Pegasus, de la empresa israelí NSO Group, fue usada para espiar al menos a 50 personas cercanas a López Obrador, entre ellos su esposa, tres de sus hijos y su médico.

En su conferencia “mañanera” de este martes, el titular del Ejecutivo señaló que ha sido víctima de espionaje desde que empezó su carrera política en los 70, cuando fue director del Instituto Nacional Indigenista.

“Si me pongo a hora a presentar denuncias, no termino. Hay que saber que desgraciadamente todo esto se padeció y hacer el compromiso de no repetirlo, que es lo que hacemos (…) No voy a hacer ninguna denuncia”. dijo.

Además, aseguró que en su gobierno no hay espionaje ni a opositores ni a periodistas ni a empresarios, y enfatizó que por eso desapareció el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen).

Aunado a esto, López Obrador aseguró que el equipo de inteligencia del gobierno ahora se usa para combatir el crimen.

“Ya no se espía a nadie, ya no se hace.. El gobierno no espía a nadie, ni los opositores son espiados, no hay censura para los medios de información (…) Por eso desapareció el Cisen y lo que hay de inteligencia tiene que ver con el combate al crimen, es para proteger a los ciudadanos, no es para espiar a opositores, periodistas, dirigentes políticos, dirigentes de partido, dueños de grandes empresas, a las iglesias”, comentó el mandatario.

A su vez, destacó que se revisará quién tiene el contrato de Pegasus, contratado en su momento por la PGR, el cual no cree que exista pero en caso de haberlo, se cancelará.