La Federación de Sindicatos Independientes de las Industrias Automotriz, Autopartes, Aeroespacial y del Neumático (FESIIAAAN), que afilia a 17 mil trabajadores del sector, externó su apoyo a los trabajadores de la planta de General Motors, de Silao, en la primera jornada de votación para legitimar el contrato colectivo de trabajo.

Previo al inicio de votación que finalizará mañana, el organismo reveló que existieron irregularidades incluso minutos antes del inicio del proceso y a pesar de los observadores del Instituto Nacional Electoral (INE) y de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Además, los miembros del FESIIAAAN dieron a conocer una misiva enviada a la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, en la cual se piden garantías para que las votaciones se lleven a cabo de manera segura y se custodien los materiales.

Juan Pablo Hernández Lara, Coordinador FESIIAAAN y Secretario General del Sindicato Nacional de Trabajadores de General Tire de México, comentó que también se solicitó a la Secretaría que el escrutinio de los votos se realice al final del proceso con la presencia de observadores de la Organización Internacional del Trabajo, el Instituto Nacional Electoral y la misma dependencia.

Otro punto es que se publique el nombre, foto y horario en los que estarán presentes las personas autorizadas por el sindicato de la Confederación de Trabajadores de México que es titular del contrato colectivo de trabajo.

El dirigente de FESIIAAAN externó que los representantes del sindicato “Miguel Trujillo López”, de la CTM siguen disuadiendo a los trabajadores y los amenazan con represalias como posibles cambios en las áreas de producción, en caso de que voten por el NO.

Por su parte, Alberto Espinosa, Secretario Medición de Tiempo, Sindicato Nacional de Trabajadores de General Tire, afirmó que también se ha manejado la idea de que la planta puede cerrar en caso de que se vote en contra del contrato colectivo.

Para evitar irregularidades en el proceso, la Secretaría del Trabajo habilitó un sitio de Internet para seguir paso a paso el proceso e impulsar la transparencia.

Ello luego de que en el marco del Tratado entre Estados Unidos, México y Canadá (T-MEC) se vigila el cumplimiento de los derechos a los trabajadores, integrados en los Contratos Colectivos de Trabajo, ya que solo una cuarta parte de las plantas armadoras instaladas en el país, presentaron sus contratos para ser revisados y autorizados por las autoridades.

El resto de contratos de revisarán tras la sospecha de que fueron presentados por sindicatos “pirata” y que ponen en riesgo la relación comercial con EU.

Fuente: 24 horas