El sedentarismo, la falta de ejercicio, los malos hábitos alimenticios, el consumo de alimento “chatarra” e ingerir demasiados refrescos, han ocasionado que México ocupe el primer lugar en obesidad infantil a nivel mundial, aseveró el médico cardiólogo Jonathan Rodríguez Rodríguez, adscrito al Hospital General Regional (HGR) No. 72 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Estado de México Oriente.

Actualmente las niñas, niños y adolescentes han dejado de lado el ejercicio para dedicarse más al uso de computadoras o celulares, provocando actitudes sedentarias y pasivas, lo que da pauta a que se tenga una población obesa y con sobrepeso.

Por ello, el especialista advirtió que es necesario reducir la prevalencia de estos problemas de salud, ya que van de la mano con las enfermedades cardiovasculares en la adolescencia y adultez.

“Desde la niñez no estamos haciendo una prevención primaria y obviamente en la etapa adulta seguimos con esos hábitos equivocados en la alimentación, lo que llevará a padecer obesidad, hipertensión arterial y diabetes”, explicó.

Al respecto, el cardiólogo hizo un llamado a los padres de familia a que contribuyan a la salud de sus hijos proporcionándoles alimentos nutritivos,

verduras, frutas y agua natural, así como llevarlos a practicar algún deporte.

Por tal motivo, reiteró que para frenar estos problemas, es necesario instrumentar una dinámica que incida positivamente en las costumbres y hábitos que se adquieren en el seno de cada familia, sobre todo en la alimentación, los estilos de vida y el ejercicio.

Además, llamó a acercarse a las Unidades de Medicina Familiar (UMF) donde un equipo de especialistas orienta a diario a las familias sobre hábitos saludables, y en donde podrán recibir atención inicial, con apoyo de nutrición y trabajo social, para mejorar su calidad de vida.