Para el coordinador del Revolucionario Institucional (PRI) en el Senado, Miguel Ángel Osorio Chong, el voto de su bancada en la reforma eléctrica –que busca que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) tome el control de 54% de la producción de energía– deberá apegarse a la declaración de principios del partido, y anticipó que el bloque opositor irá unido. 

Cuestionado en el marco de la entrega de la medalla Belisario Domínguez, el secretario de Gobernación en la administración de Enrique Peña Nieto se limitó en sus declaraciones sobre la iniciativa que desmantelaría la reforma energética del sexenio anterior, misma que abrió el mercado de la generación eléctrica a los privados.

Sin embargo, aseguró que el llamado bloque de contención que integran el PRI y los partidos Acción Nacional (PAN), de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano (MC), está trabajando en una postura en común.

“Acá en el bloque ya estamos trabajando de manera conjunta, pero hemos decidido esperar al trabajo que allá realicen. Nosotros hemos tenido diversas reuniones, las daremos a conocer en su momento”, dijo el líder de la tercera fuerza en la Cámara Alta.

Ante la insistencia de los representantes de los medios de comunicación, el senador priista apenas delineó la postura de su grupo parlamentario, asegurando que en los lineamientos del partido está “muy claro” a lo que deben sujetarse sus integrantes.

De acuerdo con los lineamientos, el PRI es un partido que va en contra de medidas de proteccionismo económico y a favor de una economía de mercado abierta, aunque ratifican “el dominio directo, inalienable e imprescriptible de la nación sobre los hidrocarburos y los demás recursos naturales del subsuelo”.

También promueven la rectoría del Estado, “sin menoscabo de la libertad económica, que aliente la economía social de mercado, que garantice la satisfacción de necesidades de las generaciones presentes, sin comprometer el bienestar de las generaciones futuras”.

En contraste, la senadora Claudia Ruiz Massieu Salinas ha rechazado tajantemente la iniciativa presidencial, que primero tiene que ser discutida por la Cámara de Diputados, pues fue enviada a la colegisladora.

La priista, quien también formó parte del gabinete peñanietista, ha señalado que la reforma es un “retroceso”, que habrá apagones y subirá el precio de la electricidad.

Sobre la posibilidad de que la declaración de principios del partido pueda sufrir cambios en el marco de la discusión y eventual aprobación de la reforma eléctrica, Osorio Chong rechazó que los tiempos se puedan adaptar, pues la Asamblea Nacional del partido es en diciembre y la discusión de la reforma se prevé en noviembre en la Cámara de Diputados.

Fuente: proceso