El Fondo Monetario Internacional (FMI) destaca como principales factores que frenar la recuperación del crecimiento mundial; las persistentes interrupciones de la cadena de suministro y las presiones inflacionarias.

En su informe “Perspectiva de la economía mundial”, el organismo recortó su pronóstico de crecimiento global para 2021 a 5.9% desde 6.0% en julio, destacando que aunque la variación parece pequeña “enmascara grandes rebajas para algunos países», donde la pandemia ha ensombrecido las perspectivas de las economías en desarrollo de bajos ingresos, mientras que los países ricos luchan con interrupciones en el suministro”.

El FMI dijo que espera que la inflación elevada disminuya a niveles previos a la pandemia en 2022 y en el mediano plazo regrese a las metas establecidas por cada país.

No obstante, Gita Gopinath, la economista en jefe del FMI, en conferencia de prensa virtual, dijo que el prestamista mundial está cada vez más preocupado por la inflación persistente y que «los bancos centrales deben estar preparados para actuar con rapidez si aumentan los riesgos en las expectativas de inflación a la alza, en esta recuperación inexplorada».

Gopinath, agregó que los legisladores deben estar «particularmente atentos» a las señales de que la inflación salarial se está extendiendo más ampliamente desde ciertos sectores y si el aumento de los precios de la vivienda está contribuyendo a desanclar las expectativas de inflación.

Respecto a la producción de bienes, el FMI señaló que la actividad global se ha visto afectada por desajustes entre oferta y demanda y la escasez de componentes clave como semiconductores, puertos obstruidos y la falta de contenedores de carga, que junto a una crisis laboral, ha provocado que las cadenas de suministro globales permanecen en desorden, después de los cierres inducidos por la pandemia el año pasado.

Fuente: 24 horas