El diputado Héctor Saúl Téllez Hernández (PAN) aseveró que México continúa acaparando los primeros lugares a nivel mundial no sólo por la corrupción, muertes por Covid-19 o la creciente tasa de homicidios, sino por la fuga de capitales e inversión. 

“Distintos análisis financieros señalan que entre los principales países del mundo, México es líder al registrar la mayor fuga de capitales y de inversión con un valor de más de 21 mil millones de dólares de pérdidas acumuladas entre 2020 y 2021”, indicó a través de un comunicado. 

Dijo que esto sin duda es resultado de una política que hostiga a la inversión y que busca todos los días generar incertidumbre al capital extranjero, pues a pesar del impacto económico de la pandemia por Covid-19, países de América Latina como Chile, Brasil y Colombia están recuperando su inversión extranjera; sin embargo, México, “como los cangrejos, va para atrás”. 

Indicó que tan solo durante 2020 se registraron retiros de capitales extranjeros en México por 8 mil 832 millones de dólares, mientras que en los dos primeros trimestres de 2021 se han registrado salidas de capital por 12 mil 573 millones de dólares. 

Puntualizó que este año, de acuerdo con los reportes trimestrales del Banco de México, en solo seis meses se anotan pérdidas mayores a las que se registraron el año pasado, debido al temor y la incertidumbre que generan las decisiones del gobierno y no por causas relacionadas a la pandemia de Covid-19.

“Desde la Cámara de Diputados advertimos que la cancelación del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México en Texcoco, la cancelación de contratos de exploración y producción en el sector energético y recientemente la intentona de impulsar una contrarreforma eléctrica han tenido efectos adversos en la economía”, aseveró.

Agregó que aunque a las y los diputados del partido en el gobierno y sus aliados no les gusten los datos estadísticos y defiendan sin razón alguna los “otros datos”, es urgente que el gobierno tome las medidas necesarias para garantizar la estabilidad económica del país, pues está en juego el bienestar de las familias mexicanas.