El secretario general de la ONUAntonio Guterres, condenó el domingo «enérgicamente» el ataque que tuvo como objetivo al primer ministro de IrakMustafa al-Kadhemi, y pidió moderación y rechazar el recurso a la violencia.

«El secretario general condena enérgicamente el intento de asesinato contra el primer ministro Mustafa al-Kazimi de hoy. Pide que los autores de este crimen rindan cuentas», dijo su portavoz Stephane Dujarric en un comunicado.

También pidió a los iraquíes «que ejerzan la máxima moderación y rechacen toda violencia y cualquier intento de desestabilizar Irak».

Fuente: AFP