La Junta de Gobierno del Banco de México tomó la penúltima decisión monetaria del año y decidió incrementar en un cuarto de punto la tasa, en una decisión tomada por mayoría de 4 a uno.

El movimiento, que no contó con el voto del subgobernador Gerardo Esquivel, dejó a la tasa de fondeo en 5%, que es el mismo nivel que tenía en junio del año pasado.

La decisión coincidió con la expectativa promedio que tenía el mercado según la encuesta de Bloomberg levantada el miércoles 10 de noviembre, donde solo 8 participantes esperaban un aumento de medio punto. 

En las perspectivas que acompañan al anuncio, el cuerpo colegiado informó que espera para el cierre de este año una variación de 6.8% anual en la inflación

La tasa esperada de inflación contrasta con el 6.2% que estimaron apenas en septiembre y es casi el doble de la previsión que tenían al iniciar el año, que estaba en 3.6 por ciento.

En este anuncio, la Junta de Gobierno mantuvo sin cambio su proyección sobre el momento en que coincidirá el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) con el objetivo puntual de 3% que es el tercer trimestre del año 2023.

Fuente: El Economista