La Comisión de Justicia, que preside el senador Julio Menchaca Salazar, desahogó la comparecencia de Bernardo Bátiz Vázquez, aspirante a ocupar el cargo de ministro en la Suprema Corte de Justicia de la Nación. 

Durante su exposición, Bátiz Vázquez sostuvo que, de llegar a ocupar el cargo, luchará contra el nepotismo y la corrupción que existe en la Suprema Corte, y que actuará siempre con absoluta independencia, sin aceptar consignas, amenazas o advertencias. 

Como integrante del Consejo de la Judicatura Federal, destacó que “en el Poder Judicial nos estamos esforzando” por mejorar las estructuras para el combate de esas prácticas y para desterrar “los vicios”. 

Estos males sociales, agregó, especialmente el de la corrupción, que llegó a formar parte de la estructura del poder, “nos hacen estar más atentos a atender lo que la opinión pública nos demanda”. 

Añadió que estará atento a que las resoluciones que se tomen de forma colectiva estén apegadas al Estado de Derecho; y pondrá especial atención en la defensa de los derechos humanos, sin perder de vista la protección de los derechos sociales de los mexicanos. 

“La justicia es dar a las víctimas lo que les corresponde, garantizar el castigo a quien les causó injustamente un mal; y a las víctimas, la reparación del daño y el apoyo, entendiendo éste como una responsabilidad fundamental de la Suprema Corte”, expresó. 

Durante su carrera profesional y política, agregó que siempre ha buscado “hacer lo mejor que se pueda para la soberanía, el bienestar e integridad de nuestra patria”. 

Durante la ronda de cuestionamientos, el senador Joel Padilla Peña, del PT, destacó que durante años se ha propuesto la creación de un tribunal constitucional para temas estrictamente constitucionales y por otro lado instituir un tribunal general al que se le deleguen funciones de legalidad que actualmente realiza la Corte. 

Por el PRD, el senador Miguel Ángel Mancera Espinosa preguntó qué es lo que le hace falta a la Suprema Corte de Justicia de Nación y cuál es el más importante cambio que ha tenido en la época reciente. 

Emilio Álvarez Icaza, senador del Grupo Plural, afirmó que frente al nepotismo y la corrupción que existe en el Poder Judicial Federal, pareciera que la reforma que aprobó el Congreso para revertir esa situación no funcionó, porque el Presidente recientemente declaró que hay un problema muy severo de corrupción y usted también lo reconoció. 

Por parte del PAN, el senador Damián Zepeda Vidales cuestionó al candidato su posición sobre el aborto, la militarización en el país, la consulta popular de enjuiciar a los expresidentes, y la prisión preventiva oficiosa. 

Por Morena, la senadora Jesús Lucía Trasviña Waldenrath preguntó al aspirante su posición sobre el hecho de que los representantes de los órganos autónomos ganen más que el presidente. 

El aspirante aseguró que crear otro tribunal sería poco práctico y no lo mejor para el sistema de división de poderes que adoptó México. Puede haber un tribunal constitucional como lo hay en otros lugares, pero sería como un “monstruo de dos cabezas”. 

Subrayó que la SCJN debe ocuparse de los grandes asuntos de interpretación de la ley, la defensa de los derechos humanos y la defensa de la legalidad. 

Además, dijo no estar de acuerdo con la prisión preventiva oficiosa, ya que debe ser juez el que debe tomar esas decisiones.  

En ese mismo sentido, comentó que el aborto no es nada bueno, “en sí mismo encierra un mal”, pero en la situación actual de las mujeres, en la vida moderna, “no podemos exigir que la comisión de ese acto libre individual, pueda ser sancionado, estoy en contra del aborto, pero estoy más en contra, de su sanción”.