Morena en la Cámara de Senadores trabaja para construir un sistema de salud que garantice una atención médica digna, con acceso a medicamentos, vacunas e insumos necesarios, y un personal médico con mejores remuneraciones, afirmó el senador Ricardo Monreal Ávila.

En un mensaje que publicó en redes sociales, como parte de su informe de resultados durante los últimos tres años, el líder de la mayoría legislativa en el Senado asentó que, con este enfoque, se ha dicho no a las transas, a los mismos negocios e intereses en el sector.

Monreal Ávila asentó que en este sentido el Plan de Vacunación ha sido exitoso y justo: “el pueblo mexicano merece un sistema de salud de vanguardia; trabajamos para lograrlo y para lograr condiciones más justas y dignas para todos, para todas”.

Recordó que, en la transición política, la nueva administración encontró en 2018 un sistema de salud con hospitales abandonados, sin equipos médicos, a medio construir, y con un déficit de más de 200 mil especialistas.

“Las senadoras y los senadores de Morena y sus aliados afrontamos esta situación convencidos de que mexicanas y mexicanos tienen derecho a una atención médica digna, acceso a tratamientos de salud innovadores y de vanguardia y personal médico con mejores remuneraciones”.

Además, se aseguró la compra de medicamentos, vacunas e insumos en el extranjero a precios competitivos.

“Seguramente tú, yo y muchos otros ya fuimos vacunados. Para nosotros, el Plan de Vacunación ha sido exitoso y ha sido justo. No las mismas tranzas, no los mismos negocios, no los mismos intereses; la población es la única que merece atención, decoro y trato digno”, expresó.

La semana pasada, Ricardo Monreal también dijo que otra de las prioridades para la transformación de nuestro país es proteger a niñas, niños y adolescentes:

“Trabajamos para mejorar el presente de nuestro país y, sobre todo, trabajamos para un futuro en el que la niñez y la adolescencia puedan desarrollarse en libertad, con paz y con armonía; así como por una sociedad más justa, incluyente e igualitaria”.  

Además, destacó que fue necesario revertir la mal llamada Reforma Educativa del 2013, que establecía un régimen de castigo, persecución e injusticia contra los maestros y los trabajadores de la educación.

La nueva reforma, que aprobaron los senadores en la LXIV Legislatura, asentó, restituyó el espíritu social y humanista de la educación, y dejó claro que aprender no es un privilegio, sino un derecho del pueblo.