En acatamiento a lo ordenado por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) determinó la imposibilidad de los partidos para devolver las prerrogativas a las que tienen derecho una vez que ya les han sido entregadas.

En sesión extraordinaria las y los consejeros aprobaron por mayoría que una vez que los institutos políticos reciben sus prerrogativas, éstas pasan a formar parte del patrimonio de los entes públicos y el ejercicio de dichos recursos queda sujeto a los procesos de fiscalización que la Constitución y la Ley Electoral prevén.

Asimismo, se estableció la obligatoriedad de tomar en consideración las deducciones por multas y sanciones correspondientes al mes respectivo previo a establecer el monto máximo posible de renuncia.

La resolución atiende a un acatamiento de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, en la cual solicita al Consejo pronunciarse sobre una petición realizada por Morena que pretende devolver un monto de financiamiento público para el sostenimiento de las actividades ordinarias permanentes que ya fue depositado al partido político en el ejercicio fiscal 2021.

Por una parte, el acuerdo confirma la retención de sus prerrogativas correspondientes al mes de diciembre, la cual considera el pago de multas y sanciones firmes que debe cubrir el partido político, ya que fue solicitada oportunamente a la Dirección Ejecutiva de Prerrogativas y Partidos Políticos; sin embargo, respecto de la posibilidad de reintegrar recursos ya depositados a los partidos, establece que éstos serán devueltos a la Tesorería de la Federación una vez que concluya el procedimiento de fiscalización.

Al respecto, el Consejero Presidente, Lorenzo Córdova Vianello, recordó que en el 2020 el partido renunció a 827 mdp y a 252 mdp en 2021, lo cual evidencia que se conoce la ruta para reintegrar oportunamente sus prerrogativas.

“Se está pretendiendo devolver un dinero que no se ejerció y que por alguna extraña circunstancia no se devolvió por la ruta o no se dejó de ejercer por la ruta correspondiente. El que haya habido estas devoluciones, habla de que Morena conoce cuál es la ruta para devolver el dinero”, añadió.

Sin embargo, aseguró que el dinero no ejercido va a terminar en la Federación cuando la autoridad electoral haga la fiscalización a los partidos, correspondiente al ejercicio fiscal del 2021 del que hoy se sabe hay recursos que no fueron ejercidos, por lo que cuestionó la estridencia con que se ha abordado el tema cuando finalmente los recursos serán devueltos.

Finalmente, el Consejero Presidente hizo un atento recordatorio a los partidos para que presenten oportunamente sus peticiones para devolver o rechazar parte de su ministración, ya que se ha dado la orden de que se deposite la primera ministración del 2021, el viernes próximo.

“Si hay intención, si algún partido quiere devolver alguna parte del dinero que le corresponde en enero, le recomiendo que manden el oficio correspondiente que es la ruta correcta para solicitar que no se reciba, hoy o a más tardar mañana, porque si no, después, ya no se va a poder devolver”, expuso.

No se puede comparar a los partidos con las candidaturas independientes

Ante los señalamientos del partido Morena sobre la devolución que en 2018 se autorizó a una candidatura independiente, el Consejero José Roberto Ruiz aseguró que el antecedente no es aplicable en este caso, ya que era un supuesto que se preveía por la propia autoridad, estableciendo una redistribución de recursos.

“Fueron reglas concretas para esas figuras; ahora existe un régimen para los partidos políticos a lo que hoy en día nos estamos ajustando. Yo subrayaría que en ese momento lo que se estableció fue una renuncia y no una devolución, como se pretende en este momento”, abundó.

En su oportunidad, el Consejero Ciro Murayama evidenció que aun cuando el partido no renunció oportunamente como en el pasado a su prerrogativa, al no haber ejercido los recursos, por sentencia del Tribunal, deberá reintegrar sus remanentes a la propia Tesorería de la Federación en su momento.

“Ahora Morena pretende que su subejercicio sea devuelto al INE, pero no se preocupen, esos recursos irán a la Tesorería, pero como remanente. Entonces, tienen derecho a recibir dinero, lo recibieron; tienen la posibilidad de renunciar, lo hicieron en parte; tienen la obligación de gastar todo lo demás y tienen prohibido dar dádivas”, agregó.

La ruta para renunciar a las prerrogativas está claramente establecida

El Consejero Jaime Rivera aseguró que el camino normativo para renunciar a las prerrogativas está claramente establecido e incluso ha sido utilizado reiteradamente, por lo que se trata de cumplir una norma conocida y ejercida que se mantiene en armonía con principios y reglas.

“Esas son las reglas básicas y a todos nos conviene atenernos a ellas por certeza, porque las normas deben aplicarse a todos por igual. El partido Morena conociendo la regla y habiéndola ejercido repetidas veces tuvo a su alcance dentro de sus posibilidades renunciar oportunamente y no lo hizo”, dijo.

Pretender destinar los recursos devueltos para la compra de vacunas es una simulación que no debe avalarse 

Al tomar la palabra, el Consejero Uuc-kib Espadas consideró que, si bien podrían modificarse las disposiciones para un reintegro previo a los plazos ya establecidos, no se habla de una devolución para que los recursos se administren de conformidad con las disposiciones presupuestales; “la intención expresa es comprar vacunas, algo imposible de definir, con lo que se incurre en una simulación que no puede ser avalada”.

“El INE no está obligado a facilitar ningún tipo de simulación y expresamente está obligado a impedir que la mentira sea moneda de cambio en las disputas electorales estén o no en curso los procesos correspondientes, de forma tal que un asunto reglamentario que podría parecer menor en otras ocasiones, hoy forma parte de la integridad electoral”, sentenció.  

Al manifestar su voto en contra del proyecto, la Consejera Carla Humphrey estimó que no se estaba acatando la sentencia de la Sala Superior, ya que resulta necesario hacer un análisis sobre la viabilidad de que se realice una devolución una vez que los recursos ya han sido ministrados por parte de la autoridad electoral.

No obstante, reconoció que “miente quien diga que los recursos que está devolviendo tienen como propósito tal tema, porque eso no es cierto. Lo que haga Tesorería con los recursos que devuelva un partido político es una cuestión ajena a los partidos y a este Instituto”.

La Consejera Adriana Favela se sumó a la postura de la Consejera Humphrey, al expresar dudas sobre si efectivamente se cumple con la sentencia del Tribunal que habla de una indebida interpretación que debe reflexionarse.

Pese a ello, coincidió en que la renuncia que en su momento realizó una candidata independiente es muy diferente a lo que suceda con los partidos; así como que no existe ninguna garantía de que los recursos que pretende devolver el partido sean utilizados para el fin que pretenden.

El acuerdo aclara las razones por las que es inviable la devolución de recursos

La Consejera Claudia Zavala estimó que el acuerdo claramente expone las razones por lo que resulta inviable jurídicamente una devolución de recursos; primero, porque hay un régimen constitucional de financiamiento público; segundo, ya que antes de que los recursos sean ministrados hay una vía para su renuncia.

En tercer lugar, dijo, ninguno de los entes de interés público o las propias autoridades que regresen recursos a las arcas de la federación puede decir la finalidad para la que deben ser empleadas dichas devoluciones “y esta es una regla muy clara en el sistema”.  

La Consejera Dania Ravel señaló que si bien coincide en que el proyecto sí se pronuncia respecto de la posibilidad de que exista una devolución, propuso un engrose que atienda las inquietudes de algunos integrantes del Consejo y con ello cumplir de la mejor forma el acatamiento.

Además, explicó que si bien pueden existir ahorros como el que hoy pretende reintegrar el partido, dichos recursos deben ser considerados a través del reintegro de los remanentes, los cuales deben ser incluidos en el informe anual del ejercicio correspondiente, que al ser considerado en los dictámenes de fiscalización y estar firmes, se le informa el monto final y la cuenta a la que deben ser depositados.