La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) dio a conocer la autorización del segundo tratamiento oral contra COVID-19 en México. Se trata de Paxlovid de la farmacéutica Pfizer.

Según detalla la Comisión, este medicamento será destinado a atender pacientes adultos con COVID-19 leve o moderado y con riesgos de complicaciones y su uso debe iniciarse lo antes posible después del diagnóstico positivo y dentro de los cinco días posteriores al inicio de los síntomas.

En este caso consiste en un tratamiento de 30 píldoras (dos de nirmatrelvir  y una de ritonavir) que deben tomarse vía oral dos veces al día durante cinco días, con una efectividad de hasta el 88% para reducir la tasa de hospitalización y mortalidad.

Al igual que el Molnupiravir requerirá de prescripción médica para ser utilizado, con la intención de evitar el mal uso, la automedicación y/o su venta irregular.

Así funciona el Paxlovid

Los componentes trabajan de la siguiente forma, mientras que el nirmatrelvir inhibe una proteína del SARS-CoV-2 impidiendo que se replique, el ritonavir desacelera la descomposición del medicamento para que este permanezca en el cuerpo por más tiempo.

La evidencia para la autorización se basa en un ensayo clínico aleatorio, doble ciego y controlado con placebo EPIC-HR, el cuál estudió el tratamiento en mayores de 18 años en más de 20 países incluyendo México.

Entre los efectos secundarios se encuentra el deterioro del sentido del gusto, diarrea, presión arterial alta y dolores musculares. Además el ritonavir puede causar daño hepático y se debe considerar que el paciente no tenga una enfermedad preexistente del hígado.

Sin embargo, la Cofepris insiste que este tratamiento no sustituye las vacunas autorizadas contra COVID-19 y que no debe ser utilizado sin indicación médica. Además señalan que en caso de encontrar su venta libre al público, se deber realizar una denuncia sanitaria por constituir un riesgo a la salud.

Fuente: Xataka y El Heraldo de México