La Fiscalía del país sudamericano anunció que confiscó un jet utilizado para trasladar cocaína y que está relacionado con el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), esto gracias a un trabajo coordinado entre el Ejército local y la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés).

La aeronave contenía más de una tonelada de cocaína colombiana de alta pureza y habría sido enviada desde la zona fronteriza con Venezuela por las disidencias de las FARC (exintegrantes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) con destino a Centroamérica.

Las autoridades precisaron que esta aeronave sería recibida por contactos del cártel mexicano y los paquetes llevaban las iniciales GI que corresponderían a un capo de Tumaco, que mueve los cargamentos por tierra hasta la frontera con Venezuela.

El jet fue detectada por autoridades internacionales y fue obligada a aterrizar en Petén, Guatemala, según el texto.

La información oficial además indica que fue encontrado un laboratorio en Tumaco (Nariño), en junio del año pasado, que le permitió al CTI de la Fiscalía, junto con el Ejército Nacional y la agencia estadounidense DEA, “conocer la ruta y el andamiaje criminal dispuesto para procesar y sacar toneladas de clorhidrato de cocaína”.

De acuerdo con el material, “toda la actividad ilícita era articulada por la estructura disidente de las extintas FARC, conocida como ‘Nueva Marquetalia’”.

Fuente: Reporte índigo / Grupo Fórmula