El elemento de la Guardia Nacional acusado de asesinar al estudiante de 19 años de edad, de la Universidad de Guanajuato, fue liberado.

El Rector General de la Universidad de Guanajuato, Luis Felipe Guerrero Agripino, difundió a través de un comunicado de prensa que la Máxima Casa de Estudios del Estado lamenta la decisión del Juez de Control que dictó auto de no vinculación a proceso, con base en la información de la carpeta que conformó la Fiscalía General de la República (FGR) con datos de la Fiscalía General del Estado de Guanajuato.

«Nos sorprende que la imputación de la FGE haya sido por el delito de tentativa de homicidio, cuando fue privado de la vida uno de nuestros estudiantes, y otra estudiante fue gravemente lesionada”, aseveró el Doctor en Derecho.

Guerrero Agripino sostuvo que existen elementos para pensar que existan más elementos de la Guardia Nacional implicados en el asesinato del estudiante de Agronomía, ocurrido la tarde del pasado 27 de abril, en la comunidad rural de El Copal, en Irapuato, a metros de las puertas del Campus de Ciencias de la Vida de la UG, en donde las fuerzas federales dispararon contra los jóvenes que iban a bordo de una camioneta saliendo de un convivio.

«Obviamente, dicha imputación no coincide con lo informado por la Guardia Nacional en su comunicado de prensa 055/Nacional. Como hemos insistido, hay indicios para presumir que el hecho tiene varias implicaciones, y que es factible que haya más elementos (de la Guardia Nacional) involucrados en lo ocurrido”.

El Rector de la UG exigió justicia para Ángel Yael Rangel, quien murió a manos de las Fuerzas Federales, así como para Alejandra Carrillo, a quien le fue destrozado un hombro.

Luis Felipe Guerrero Agripino insistió en que el Gobierno Federal debe ya desmilitarizar el país, toda vez que se confunde la seguridad pública con la seguridad nacional, y este es el resultado de colocar soldados a procurar la seguridad de los ciudadanos.

Por EXCÉLSIOR