Francisco Garfias

Las denuncias de que prevalece la impunidad en el caso de la Línea 12 del Metro le molestan mucho al presidente López Obrador. Las hacen, asegura, “politiqueros que quieren sacar raja con el dolor humano”. 

Habría que preguntarle: ¿Es mejor no decir o informar nada? ¿Callar sobre las omisiones? ¿Qué nadie se entere para que nadie cuestione? 

La realidad es que un año después del colapso no hay un solo detenido, pero sí muchas dudas sobre los responsables de esa tragedia que dejó 26 muertos, un centenar de heridos y 400 mil personas afectadas en su movilidad diaria. 

La sensación de impunidad sigue ahí. Ya pasaron 365 días y ni siquiera ha comparecido la entonces directora del Metro, Florencia Serranía. Renunció y se esfumó. 

Los familiares de las víctimas están en espera de que se castigue a los responsables. No basta con la “reparación” del daño para cumplirles. 

* La noche de ese 3 de mayo de 2021, Claudia Sheinbaum llevaba más de dos años y medio en la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México. 

El derrumbe del convoy ocurrió durante su mandato, pero ella se lava las manos. Dice que la causa tiene que ver con una mala construcción y un mal diseño. 

“Se cayó una trabe y no fue un problema de mantenimiento”, declaró ayer a Mario Ávila, de Radio Fórmula. 

La L-12 se construyó cuando Marcelo Ebrard, uno de sus competidores por la candidatura presidencial de Morena, era jefe de Gobierno. La construcción la hizo Grupo Carso. 

La jefa de Gobierno también habló de la explotación política de la tragedia. Se fue encima de los diputados del PAN que la cuestionan y que colocaron un monumento a las víctimas en avenida Reforma. “Son ruines e inmorales. 

Les va a ir muy mal”, advirtió. 

Ya que estamos: 365 días después del desplome, la Fiscalía de la CDMX informa que buscará imputar a 10 exfuncionarios por los delitos de homicidio, lesiones y daños culposos. Uno de los investigados es Enrique Horcasitas, exdirector del proyecto del Metro con Ebrard. 

* En los seis años de Felipe Calderón en la Presidencia se registraron 120 mil 463 homicidios dolosos. En poco más de tres años, la de López Obrador, registra 120 mil 499. 

Lo recordaba ayer en Twitter el senador Emilio Álvarez Icaza, exsecretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA. 

El pasado 1o de mayo fue el día más violento en lo que va la presente administración: 112 ejecutados. 

“Basta de hacerse de la vista gorda. Hay que combatir el crimen organizado y no acordar con ellos”, señaló Damián Zepeda, senador del PAN. 

Y preguntó: “¿De qué nos sirven los más de 113 mil elementos de la Guardia Nacional si no van a garantizar paz a los mexicanos?”. 

* En este espacio publicamos ayer la galería de perseguidos políticos por la 4T, según los líderes de la coalición Va por México. Mencionamos dos nombres que no le agradaron a la diputada del PAN, Margarita Zavala. 

“Me parece ridículo que aparezcan los nombres de José Luis Vargas y Carla Humphrey, como si se tratara de personas libres. 

“Al contrario, ellos no han tocado ni con el pétalo de una sentencia o resolución al Presidente ni a Morena. Si acaso con ellos han sido unos desagradecidos”, escribió la diputada. 

* Por falta de espacio ayer no incluimos la reflexión que nos hicieron los presidentes del PAN, Marko Cortés; del PRI, Alito Moreno, y del PRD, Jesús Zambrano, sobre las declaraciones de Ricardo Monreal, en el sentido de que los integrantes del partido en el poder no tienen autoridad moral para pisotear a la oposición. 

Marko: “No debería sorprendernos que se hable de respetar las pluralidades, la oposición. Así debería de ser. No tendría que ser noticia. Respetar la forma de pensar de cualquier mexicano es nuestro deber, aunque no coincidamos con ella. Es el derecho a disentir, a no estar de acuerdo. Es la libertad. 

Alito: “La posición expresada por el senador (Monreal) es la que tendría cualquier político comprometido con el respeto a la Constitución, la pluralidad política, y la división de Poderes, Pensar en un México que tenemos que construir todos, aunque pensemos de manera distinta”. 

Chucho: “Celebro que haya algunas voces y expresiones de racionalidad, de tranquilidad que ayuden, desde adentro, a frenar el autoritarismo y la intolerancia, pero lo que vemos, desde acá, es una gota de agua en el desierto”. 

Publicado en excelsior