El pleno del Congreso del Estado de México aprobó por unanimidad reformas a Ley de Prevención del Tabaquismo y de Protección ante la Exposición al Humo de Tabaco de la entidad para extender los espacios libres de estos contaminantes al exterior y no limitarlos sólo al interior.

A propuesta del diputado Gerardo Ulloa Pérez, la Legislatura mexiquense decidió garantizar la existencia de más espacios libres de humo de tabaco especiales en el exterior.

La reforma aprobada prevé el establecimiento de espacios al aire libre para personas fumadoras, sólo falta que el Ejecutivo publique la reforma para que entre en vigor y se vigile la implementación de estas nuevas medidas.

El tema fue revisado previamente por quienes integran las comisiones de Salud, Asistencia y Bienestar Social y de Protección Ambiental y Cambio Climático, donde se determinó esta medida para cigarros convencionales o electrónicos, así como eliminar el concepto de ´interior´ o ´cerrado´ en las áreas consideradas espacios 100 por ciento libres de humo de tabaco.

Ahora la prohibición de fumar en espacios cerrados se extiende al exterior y se garantizará el derecho a vivir en un ambiente sano en lugares abiertos, donde la gente queda expuesta a estos contaminantes. Ahora se incluye el concepto ´espacio de concurrencia colectiva´, entendido como los lugares de acceso público para el desarrollo de actividades deportivas, artísticas, culturales y de entretenimiento, tanto del ámbito público como privado y prevé el establecimiento de espacios al aire libre para personas fumadoras.

El morenista indicó que la reforma abonará a establecer ambientes sanos para la ciudadanía y armonizará la legislación local con la general en la materia; pues la exposición al humo de tabaco y al vapor que se utiliza como sustituto, son elementos que dañan la salud, de manera directa de los fumadores y de manera indirecta, de los no fumadores o fumadores pasivos.

Los primeros, indicó, lo hacen de manera libre y voluntaria; los segundos lo inhalan y padecen de manera involuntaria. Más aún, el humo de tabaco ajeno afecta en forma negativa los resultados del embarazo pues en las mujeres expuestas se presentan con más frecuencia abortos espontáneos, retraso del crecimiento fetal, muerte neonatal y complicaciones que podrían llevar a un parto prematuro o tener niños con bajo peso al nacer, como se precisa en la parte expositiva de la iniciativa.

Por MILENIO