El capo de la droga colombiano «Otoniel», extraditado el miércoles desde Colombia, se declaró este jueves inocente de los cargos que se le acusan, ante una jueza del tribunal de Brooklyn, que instruye su caso por tráfico de droga, constató la AFP.

Dairo Antonio Úsuga, alias «Otoniel», compareció esposado y vestido con un buzo naranja –el que llevan los presos en las cárceles de Estados Unidos–, ante la jueza federal Vera M. Scalon, que le leyó los cargos de narcotráfico que pesan en su contra.

La magistrada le informó de sus derechos y le leyó los cargos de narcotráfico que pesan en su contra: «empresa criminal continuada» y «conspirar para manufacturar y distribuir cocaína».

Un tercer cargo, uso de armas para el tráfico de droga, fue desechado debido a que no está incluido en los términos de su extradición. Si es hallado culpable por el jurado que le juzgará, puede ser condenado a cadena perpetua.

AFP