En el Marco de la Marcha de la Dignidad Nacional, la organización defensora de los derechos humanos, Amnistía Internacional, organizó un Space Twitter con el objetivo de abordar la crisis de desapariciones en México.

Expertos, defensores de derechos humanos, activistas sociales y familiares de víctimas de desapariciones forzadas, reconocieron que hasta ahora, no se tiene precisión sobre el número de personas víctimas de desaparición forzada.

Aunque existe un registro de personas desaparecidas y no localizadas, administrado por la Comisión Nacional de Búsqueda, es alimentado por las fiscalías generales de justicia de las entidades con base en las carpetas de investigación abiertas, así como de otros registros, los especialistas estimaron que en cuestión de días podría llegar a los 100 mil casos.

Desde hace 50 años Amnistía Internacional capítulo México se dio a la tarea de documentar las desapariciones forzadas en tiempos de la guerra sucia, su labor continuó durante la llamada guerra contra del narcotráfico. Es precisamente en este periodo, los últimos 15 años, que se han presentado el mayor número de expedientes.

La señora Laura Curiel, madre de Daniela Mabel Sánchez Curiel, desaparecida en el estado de México en 2015, externó que “lo que quiero como todos los años al igual que todos los familiares de personas desaparecidas es que escuchen las voces de las madres, queremos que el estado mexicano nos escuche y reconozca que nos faltan personas, falta Daniela, falta que el hijo de Daniela sepa en dónde está su mama, así como este niño que cuando desapareció su mama tenía 2 años, 11 meses y que ahora está por cumplir 10 años quiere saber esa respuesta.

“Queremos que el estado mexicano comprenda y entienda que necesitamos estas respuestas, conocer la verdad, dónde están, qué pasó con ellas, en dónde las dejaron, tal vez irles a llorar, también queremos que la sociedad nos apoye, esta sociedad que en muchas ocasiones les decimos —hoy estoy aquí, mañana tu puedes estar de este lado— y tenlo por seguro que vamos a apoyarte al cien por ciento”, manifestó la mujer.

Laura Curiel se define como una “madre fracturada, por el hecho que ya no volví a ver a mi hija; este 10 de mayo yo no tengo nada que celebrar porque me falta ella, una parte de mi vida, no puedo salir a festejar como cualquier madre común”.

Por ello, con la voz entrecortada exige que el Presidente comprenda a las madres que requieren ser escuchadas, y sobre todo recibir justicia y conocer la verdad sobre lo sucedido con sus hijos.

La importancia de la participación social en el proceso de búsqueda

Uno de los papeles más importantes que han tenido las organizaciones sociales de acuerdo con Grace Fernández Moran, defensora de Derechos Humanos y hermana de Dan Jeremeel Fernández Moran, quien desapareció en Torreón, Coahuila el 19 de diciembre de 2008 es que “no solo nos han acompañado sino que nos han preparado, nos han enseñado lo que son los derechos, ya que antes no se tenía un certero conocimiento de lo que era una desaparición forzada, cuando empezaron las desapariciones en este periodo del narcotráfico la propia autoridad les llamaba ´levantones´ termino con el que describían que el crimen organizado se llevaba a las personas, esto con el afán de no tener la responsabilidad ni la obligación de buscarlas y responsabilizar a las víctimas por estar en el lugar equivocado”.

Agregó que ahora se amplió la definición para establecer que las desapariciones forzadas son aquellas cometidas por cualquier agente del estado ya sea por acción o por omisión.

Fuente: 24 horas