Alejandro Moreno, dirigente nacional del PRI montó una red con familiares y amigos para comprar propiedades y terrenos en Campeche a precios bajos, donarlas y luego revenderlas a un precio mucho mayor.

Una investigación de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) sostiene que «Alito» Moreno junto a su hermano Emigidio Gabriel, su madre Yolanda Mercedes Cárdenas Montero y Juan José Salazar Ferrer -su arquitecto de cabecera- son propietarios de 35 casas y terrenos en Campeche.

La organización refiere que esto consta en los expedientes del Registro Público de la Propiedad (RPPyC) y del Instituto de Información Estadística, Geográfica y Catastral (Infocam) de dicha entidad.

A saber de MCCI, en diciembre de 2021 el presidente nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI) presentó a la Cámara de Diputados su declaración patrimonial en la que indica que es dueño de 13 inmuebles: dos casas y 11 terrenos adquiridos entre marzo de 2012 y mayo de 2021 por un valor de 12 millones 963 mil pesos (mdp).

En ese tiempo fue diputado federal (2012-2015), gobernador (2015-2019), asumió la dirigencia del tricolor y volvió por tercera vez a San Lázaro (2021).

Uno de los predios de 39 mil 251 metros cuadrados -siete veces la cancha del Azteca- fue adquirido por 155 mil pesos (cuatro pesos el metro cuadrado) en 2014, nueve meses antes de asumir la gubernatura.

Moreno Cárdenas compró el terreno a Desarrollo Comercial y Residencial SA de CV -constituida en 2019- cuyo dueño es Yusuf Mohammad Amdani Bai, empresario paquistaní con nacionalidad hondureña, propietario de Grupo Karim’s, e invierte en los sectores textil, manufactura e inmobiliaria, con presencia en Centroamérica, Medio Oriente y EU.

El terreno es parte de “Campeche Hills”, un exclusivo complejo residencial en una de las zonas con mayor plusvalía de Campeche, a saber del propio Grupo Karim’s.

Hoy esos terrenos tienen un valor superior a los 78 millones de pesos.

MCCI reporta que cuatro de esas propiedades las cedió el priista a su madre, pero el 18 diciembre de 2019 fueron aseguradas por la Fiscalía especializada en Combate a la Corrupción de la FGR como parte de la investigación en su contra por presunto enriquecimiento ilícito; meses después se cancelaron las retenciones y las recuperó.

A saber de la organización, las compras se hicieron a precio preferencial a tal grado que en algunas el metro cuadrado se compró a un peso. Esto -continúa el reportaje- para cederlas a cercanos, venderlas a sobreprecio y así tener liquidez para otras operaciones.

Incluso el priista adquirió propiedades en Champotón -cedidas también a su madre- por 33 centavos el metro cuadrado, según la escritura pública 530 del 19 de junio de 2015.

Otros predios irregulares

Según reporta MCCI, otros de los predios irregulares son:

  • Cinco lotes cedidos a su madre el 11 de noviembre de 2015, según consta en la escritura pública 1330/2016. Fueron adquiridos en 2015
  • El traspaso del predio «Miramar» de 10 hectáreas, al poniente de la capital campechana y que fue comprado a Federico Echeverría Lanz, hijo del exgobernador Eugenio Echeverría Castellot por 390 mil pesos
  • Una parcela -cedida a su madre- de 305 mil 979 metros cuadrados en Champotón, comprada a Marco Antonio Marrufo Alcocer (funcionario público estatal en varias ocasiones) por 100 mil pesos -33 centavos por metro cuadrado-
  • Dos predios de mil 419 metros cuadradros donados a su madre en el fraccionamiento Lomas Castillo. Se pagó un millón 750 mil 952 pesos
  • El predio «Entre Hermanos» de siete mil 602 metros cuadrados (a unos metros de Lomas Castillo) cedido a su madre

El esquema

A saber de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad la donación de «Entre Hermanos» no generó el pago del ISR debido a que fue un traspaso “entre descendientes y ascendientes en línea recta”, como consta en la escritura certificada por el licenciado Carlos Felipe Ortega Pérez.

A su vez, registros del Infocam con fecha del 13 de abril de 2022 indican que la madre de «Alito» es dueña de dos terrenos en Champotón (44 mil 970 metros cuadrados).

Mientras que la propiedad del dirigente partidista en Campeche Hills, adquirida a 3.95 pesos el metro cuadrado en 2014, el costo actual por el metro sería de dos mil pesos, 500 veces más que el precio inicial.

En lo que respecta a Lomas del Castillo, registros del Infocam (abril de 2022) refieren que Alejandro Moreno, su madre, su hermano y Salazar Ferrer son dueños de 22 lotes.

En ese fraccionamiento «Alito» es dueño de una casa conformada por nueve predios: cinco a su nombre y cuatro al del arquitecto Juan José Salazar Ferrer pero el dirigente del tricolor también es dueño de los números 23, 44, 129, 130, mientras que Salazar Ferrer posee el 20, 83 y 116.

Mientras que su madre posee los número 82 -el más grande del sitio-, 99 y 100; su hermano tiene los 109, 110 y 123.

Incluso, Moreno Cárdenas adquirió en 2014 un terreno de 812 metros cuadrados -en el fraccionamiento Villas de Kala en la capital campechana – a la empresa Constructores Unidos de Campeche SA de CV por 370 mil pesos.

Y ya como gobernador Alejandro Moreno, Constructores Unidos obtuvo entre 2015 y 2017, ocho contratos por 97 millones 875 mil 229 pesos.

Fuente: 24 horas