El presidente Andrés Manuel López Obrador arremetió nuevamente contra los senadores republicanos Marco Rubio y Ted Cruz, así como el demócrata Robert Menéndez, a quienes acusó de presionar al gobierno de Joe Biden para excluir de la Cumbre de las Américas a Cuba, Venezuela y Nicaragua; además de las críticas a su gobierno, “eso sí calienta”, advirtió.

Tras la respuesta que dio el senador Marco Rubio a las críticas del mandatario, desde Palacio Nacional los acusó de haber dado la espalda a los países donde nacieron sus familias, y presionar con sus votos para que se mantengan los bloqueos.

En el caso de Bob Menéndez, dijo que cumple 18 años en el Senado y como presidente la Comisión de Relaciones Exteriores, por eso su influencia para que Estados Unidos excluyera a los tres países de la cumbre. Contrario a lo que ocurrió durante las administraciones de Barack Obama y Donald Trump.

Reviró las acusaciones de los senadores estadunidenses sobre vínculos de su gobierno con el narcotráfico o la persecución a los periodistas y advirtió que para hacer ese tipo de acusaciones se necesitan pruebas.

“Eso sí calienta. No es nada personal, pero estos señores son muy influyentes y tienen posturas políticas. Antes no lo sabíamos en México, pero tienen influencia y eso nos afecta”, dijo al defender su confrontación directa hacia los tres senadores.

En su conferencia mañanera, el titular del Ejecutivo federal sostuvo que “voy a seguir tratando el tema, porque esos tres senadores amenazan porque su voto decide en el Senado, pero tienen influencias y rencor al pueblo cubano.

Ya no tienen ningún cariño al pueblo donde nacieron, donde nacieron sus padres”. Por último, añadió que entiende las posturas de los senadores Cruz y Rubio, porque pertenecen al partido republicano, y son incluso más duros en sus posturas antimigrantes, “pero Menéndez es demócrata”.

Por Milenio