En el primer mes de operaciones, el recién inaugurado Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) superó 75 veces más los ingresos que genera, es decir, tuvo ingresos por 308.331 pesos mexicanos pero sus costos de operación fueron por el orden de 23 millones 211 mil 143 pesos mexicanos, con una pérdida de alrededor de 22.9 millones al mes.

De acuerdo a datos obtenidos por El Financiero, diariamente el AIFA ha facturado 9.946 pesos, mientras el costo operacional de la terminal aérea es de 748.746 pesos, esto significa que se pierden 738 mil 800 pesos, según las cifras de la Secretaría de la Defensa Nacional y el AIFA.

La nueva terminal se ha mantenido durante estos tres meses de su operación inicial con los mismos números en vuelos y pérdidas, lo cual si se mantiene el costo operativo será de 69 millones 634 mil 361 pesos.

El director del Instituto Nacional de Investigaciones Jurídico Aeronáuticas (INIJA), Pablo Casas Lías, afirmó al mismo medio que la rentabilidad del aeropuerto está en duda, si el gobierno sigue cubriendo con recursos públicos el mantenimiento de la terminal.

Por otra parte, con la petición del gobierno de Andrés Manuel López Obrador a las aerolíneas de trasladar vuelos hacia los Aeropuertos de Santa Lucía y Toluca para descongestionar el de Ciudad de México, tanto Aeroméxico y Viva Aerobus siguen operando sus vuelos en el AICM sin mudar ninguno al AIFA. 

Pese a lo anterior, ambas aerolíneas si están incrementando su operación en el Aeropuerto de Toluca y el Felipe Ángeles con nuevas rutas, pero no cumpliendo con lo que habían acordado con el gobierno mexicano de llevar el 25% de su operación en AICM a los otros aeropuertos de la zona del Valle de México, como sí lo ha venido haciendo Volaris que ya ha llevado 104 operaciones, con lo que recibirá costos operativos 40% más bajos que los del Aeropuerto Internacional de Ciudad de México.