Personal de las secretarías de Movilidad, y de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México, así como del Instituto de Verificación Administrativa (Invea) inició el operativo de verificación a unidades de transporte público concesionado, para garantizar que cumplan con la mejora del servicio ante la entrada en vigor del aumento de un peso en la tarifa.

Una célula de cinco trabajadores de la Semovi se encarga del operativo de revisión de microbuses y autobuses en el Centro de Transferencia Modal de Pantitlán, que consistió en verificar que el conductor portara camisa blanca y pantalón obscuro y contara con su licencia-tarjetón, póliza de seguro y no fuera acompañado, sin aplicar ninguna sanción hasta las 10:30 horas.

La revisión fue “rápida y tras ver que estamos derechos, colocaron un pegote con la tarifa autorizada a partir de este miércoles” para autobuses de 7 pesos por los primeros cinco kilómetros y 8 pesos más de cinco kilómetros, comentaron operadores.

La tarifa nocturna que aplica a partir de las 23:00 a las 6:00 horas del día siguiente, dijeron, aumentará 20 por ciento, “poniendo a disposición de los usuarios las redes sociales de la Semovi y Locatel para que denuncien sí se les exige más dinero”.

Mientras tanto, en Cetram Chapultepec dos unidades fueron trasladadas a un corralón por no contar con póliza de seguo y tener vidrios polarizados.

Los usuarios han mencionado que con el aumento de tarifa, esperan que los transportistas cumplan con los acuerdos  y brinden un buen servicio; sin embargo, la mayoría  coincide en que también se debe atender la inseguridad.