La gobernadora María Eugenia Campos, lamentó los hechos violentos ocurridos en la comunidad de Cerocahui, en donde dos sacerdotes jesuitas fueron asesinados, cuando presuntamente un civil objetivo de un ataque armado, se refugió en un templo.

La jefa del Ejecutivo estatal, lamentó el asesinato de los dos clérigos, quienes en vida respondían a los nombres de Javier Campos y Joaquín Mora.

En su cuenta de Twitter, la gobernadora publicó el siguiente mensaje:

Lamento y condeno los hechos ocurridos en Cerocahui, en el que perdieron la vida los sacerdotes Jesuitas, Javier Campos y Joaquín Mora.

Posteriormente, en conferencia de prensa que ofreció la gobernadora, aseguró que la investigación está avanzando «y les aseguro que llegaremos hasta las últimas consecuencias. Del mismo modo, ha sido desplegado un fuerte operativo conjunto para asegurar la zona y proteger a los ciudadanos de la violencia», dijo.

«No vamos a permitir actos como éste. Lo vuelvo a repetir, con toda las fuerza del Estado, de parte de una gobernadora y un equipo de inteligencia que no se queda con los brazos cruzados: no vamos a permitir actos como este».

Maru Campos agregó que se están coordinando esfuerzos para dar con los responsables, hacer justicia y asegurar las comunidades de la región, puesto que «nos duelen profundamente las pérdidas causadas por el ataque».

«A los jesuitas y a todos los chihuahuenses les digo: cuentan con el gobierno del estado y con el gobierno federal. Cuentan con la fuerza del Estado que los protegerá contra quienes perturban nuestra tranquilidad y nos arrebatan hasta lo más preciado que tenemos, que es la vida», aseguró Campos.