Por una cuestión histórica y social, se ha asignado a las mujeres a lo doméstico, sobre todo cuando se habla del cuidado de los hijos e hijas, destinándolas a realizar actividades en función del sexo, así lo mencionó la abogada y secretaria general de la presidencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Alejandra Spitalier.

Lo anterior, dijo, ha fomentado la jerarquización de las tareas asignadas a hombres y mujeres. A este rol se llama división sexual del trabajo, lo cual conlleva a que las mujeres se queden en la esfera de lo privado y los hombres de lo público, afirmó la abogada especialista en el artículo titulado “La doble jornada femenina y las licencias de paternidad”, publicado en la Revista Universitaria.

Esa segregación, sostuvo, “contribuyó a la subordinación económica, cultural y política de las mujeres”, pues el trabajo del cuidado, en la mayoría de los casos, no recibe retribución económica y tampoco vacaciones o suspensiones, pues dejar de cuidar pondría en peligro la subsistencia humana.

La especialista aseguró que en la actualidad, las mujeres realizan una “doble jornada laboral”, al llevar a cabo su trabajo profesional y tareas de cuidado al mismo tiempo, situación que se ha acentuado con la pandemia de COVID-19, ya que ahora las mujeres trabajan desde casa, cuidan a las infancias y adultos mayores o personas que se encuentran en situación vulnerable.

En ese sentido, para mejorar las condiciones de trabajo de las mujeres, la Suprema Corte de Justicia de la Nación, bajo el amparo del ministro Arturo Zaldivar, “se ha pronunciado sobre la brecha salarial de género, doble jornada femenina”, así como de los factores que ponen en riesgo y limitan la participación de las mujeres en la esfera pública.

Si quieres saber cómo contribuir a mejorar y compartir las labores domésticas, te invitamos a que leas el artículo completo en:
https://revistauniversitaria.uaemex.mx/article/view/18424/13653.