El narcotraficante Rafael Caro Quintero, señalado como fundador del Cártel Guadalajara, fue capturado este viernes en un operativo de elementos de la Secretaría de Marina en Guachochi, Chihuahua.

Por el capo se anunció una recompensa de 20 millones de dólares por los asesinatos del agente de la DEA, Enrique Camarena Salazar, y el piloto Alfredo Savala, hechos ocurridos en 1985.

Estaba detenido, pero salió de Puente Grande

Caro Quintero permaneció 28 años en prisión y recuperó su libertad el 9 de agosto de 2013 por ordenes de un tribunal del estado de Jalisco, bajo el argumento de que Enrique Camarena no era funcionario de la DEA cuando fue asesinado.

El capo abandonó el penal de Puente Grande, pero Estados Unidos lo incluyó en su lista de los más buscados y ofreció 20 millones de dólares por información que lleve a su captura.

Dos años después, un Tribunal Federal ordenó su reaprehensión para que termine de cumplir su sentencia de 40 años de cárcel y hasta ahora estaba prófugo de la justicia.

El año pasado un Tribunal Colegiado avaló su extradición a Estados Unidos.

Fuente: telediario