El gobernador de Nuevo León, Samuel García Sepúlveda, aseguró que si la ciudadanía no cuida el agua entonces no habrá cantidad económica alguna que alcance para que haya suficiencia en el abasto del líquido.

«El agua es responsabilidad de todos, no habrá dinero, ni obra, ni ducto que alcance si nosotros y subrayo nosotros como sociedad nos ponemos las pilas y nos ponemos a cuidar el agua», dijo durante un mensaje difundido a través de todos los canales oficiales estatales a la población.

El mandatario estatal hizo énfasis en que la entidad enfrenta la peor crisis del agua en más de mil años por lo que hizo un llamado enérgico a todos los sectores de la población a cuidar de mejor manera los mantos de agua y que exista un uso equilibrado de este recurso entre la industria, el sector agrícola y el uso doméstico.

“Buscar una tarifa justa y progresista»

Durante el mensaje que dirigió a la población con motivo de la crisis hídrica que enfrenta Nuevo León, el gobernador Samuel García, planteó “tarifas progresistas” para evitar el desperdicio de agua entre los que tienen mayores recursos económicos.

“Hay segmentos que subir un peso la tarifa sería un crimen, pero hay otros y a esos les quiero dirigir el siguiente mensaje: que para ellos la tarifa es exageradamente barata, el agua está regalada, tenemos que buscar una tarifa progresista”, dijo.

Añadió que de esa manera a nadie se le ocurrirá tirar el vital líquido.

“Para dejar de tener una agua para un segmento sea tan barata, que no le duela el bolsillo”, expuso.

Agregó, sin dar mayores detalles, que vendrá todo un sistema de cuidado, de sanciones, multas y reductores.

“Porque no por ser pudientes tienes el derecho o privilegio de tirar el agua que a otros les falta”, sentenció.

El mandatario del estado también especificó cómo se encuentra la situación actual de abasto y dijo que hay un déficit del 30%.

“La ciudad ocupa, consume para este verano 16 metros cúbicos, 16 mil litros por segundo y estamos en 12, esos 4 mil es el 30 por ciento del déficit”, expuso.

El emecista sostuvo que la situación de sequía que enfrenta Nuevo León es producto de la “crisis climática” a nivel mundial.

“Sé que la estamos pasando mal, pero también sé que lo vamos a resolver, y lo que no podemos permitir es que salgamos sin una lección de vida”, dijo.

Comentó que el cambio climático es hoy una «crisis climática» no solo en Nuevo León ya que existe a nivel mundial y se está acabando la lluvia y derritiendo los polos.

También dijo que el estado es víctima de su propio éxito por la cantidad de gente que viene a vivir al estado más la natalidad propia y entonces los recursos hídricos son insuficientes.

“Como hay empleo, hay trabajo, cada vez nos llega más gente, más la natalidad propia de los neoleoneses; estamos creciendo mucho y llevamos décadas de gobiernos que no vieron el futuro, que no planearon, que no tenían una proyección hídrica”, comentó

El gobernador dijo que tiene planes a corto, mediano y largo plazo en el tema del agua como: pozos, profundos y someros, modulación del agua, la conclusión de la Presa Libertad y el segundo acueducto de El Cuchillo.

También anunció que se analizará el proyecto de El Pánuco, de El Pajonal y la Presa Vicente Guerrero.

“Vamos a analizar todas las posibles fuentes, incluyendo para mí, lo que será la del futuro: la fuente inagotable de la desalinización del agua y aquí a cientos de kilómetros poder traer de la laguna madre de Matamoros, agua potable”, compartió.

Fuente: excelsior