La economía estadunidense está plagada de inflación y sufre las consecuencias de la guerra de Rusia en Ucrania, pero no está en recesión. Ese es el mensaje de los funcionarios de la Casa Blanca.

La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, el asesor económico Brian Deese y la secretaria de Comercio, Gina Raimondo, se han pronunciado en los últimos días antes de los datos del jueves que pueden mostrar que el Producto Interno Bruto (PIB) se contrajo de abril a junio.

El pronóstico del PIB del Banco de la Reserva Federal de Atlanta sugiere una disminución del 1.6%. Esto marcaría el segundo trimestre consecutivo de caídas del PIB.

Si bien una regla empírica general sostiene que dos trimestres consecutivos de caídas del PIB indican una recesión, el sólido mercado laboral de Estados Unidos implica que éste puede ser el raro momento en que este dato no es suficiente para que los expertos declaren que la economía más grande del mundo está en recesión.

El rechazo de la Casa Blanca a las declaraciones sobre la recesión va más allá de la semántica. Hablar de recesión puede convertirse en una profecía autocumplida cuando las empresas y los consumidores, preocupados porque se avecinan tiempos más difíciles, recortan los gastos y los planes de inversión.

La economía es lo más importante para muchos votantes antes de las elecciones intermedias del 8 de noviembre que decidirán si el Partido Demócrata del presidente Joe Biden retiene el control del Congreso.

«No vamos a estar en una recesión», dijo el propio Biden a periodistas el lunes. «Mi esperanza es que pasemos de este crecimiento rápido a un crecimiento constante».

Aun así, una contracción del PIB probablemente exacerbaría los temores de que Estados Unidos se dirige hacia o está en medio de un retroceso económico y preocuparía a los votantes que ya luchan con facturas más altas de comestibles y gasolina.

Los funcionarios de la Casa Blanca creen que la debilidad del PIB se debe a factores extraordinarios, incluido un declive en el reabastecimiento de inventarios por parte de las empresas, que puede no reflejar tendencias más amplias.

«Estamos viendo señales de desaceleración en la economía, pero en una dirección hacia un crecimiento positivo con una inflación más baja, consistente con el tipo de transición que nos gustaría ver», dijo un funcionario de alto rango del Gobierno. Combatir la inflación más alta en 40 años es fundamental para la estrategia de Biden, agregó.

La administración espera que la inflación, impulsada por la escasez de energía y alimentos por la invasión rusa en Ucrania, caiga a más largo plazo como resultado de sus esfuerzos para eliminar los retrasos en los puertos, liberar petróleo de las reservas estratégicas y reconstruir la infraestructura crítica.

Muchos economistas privados están de acuerdo en que Estados Unidos no está en recesión, todavía. Pero ven riesgos crecientes. Dicen que el aumento de las tasas de interés y el debilitamiento de los datos de vivienda generan preocupación.

Desde 1950, Estados Unidos no ha experimentado dos trimestres consecutivos de contracción del PIB que en última instancia no estén asociados con una recesión. Pero nunca se ha declarado una recesión sin una pérdida de empleo, y actualmente se están agregando puestos de trabajo a un ritmo de cientos de miles de puestos mensuales.

El Partido Republicano ha utilizado la alta inflación y las debilidades económicas para atacar las prioridades económicas y de gasto de Biden. Ha sido mordaz en sus críticas a los intentos de la Casa Blanca por confrontar los temores a una recesión.

«Antes de que se publiquen las cifras del PIB esta semana, la administración Biden ha comenzado su último proyecto: un esfuerzo frenético para redefinir la palabra ‘recesión'», dijo el líder republicano del Senado de los Estados Unidos, Mitch McConnell, esta semana. «Su prioridad es decirles a todos que las cosas no son tan malas como se ven o se sienten».

Las encuestas muestran que la Casa Blanca está librando una batalla cuesta arriba.

Con información de Reuters