Un insólito y divertido momento que se volvió viral en las redes sociales, fue protagonizado por un político argentino en un intento por “quedar bien” ante los demás y demostrar su empatía con la población.

El político en cuestión es Jorge “Coqui” Capitanich, gobernador de la provincia de Chaco, quien vivió un bochornoso momento al confundir a un maniquí con un niño y hasta le dio un beso.

La graciosa anécdota ocurrió cuando el gobernador se encontraba realizando un recorrido en la feria del Encuentro Internacional de Escultores en el barrio Villa San Juan para inaugurar el pavimento de calles de la zona.

Todo bien hasta aquí, pero a “Coqui” se le ocurrió ponerse a saludar a los presentes, y entre tanta gente de saludo en saludo terminó por acariciar la cabeza de un maniquí y darle un beso.

El momento fue captado en video y se hizo viral en las redes sociales, en donde aparece el gobernador muy efusivo saludando a las personas hasta que de repente le da por besar la cabeza de un maniquí con gorra negra que estaba frente a él, al confundirlo con un niño.

Al principio no se percata de la situación, es hasta que la cabeza se tambalea de forma extraña cuando finalmente se da cuenta de su error.

Coqui tomó la confusión con bastante humor, y es que, en estos casos, la verdad es que no queda de otra.

“Es una humorada, nos reímos mucho con los vecinos y vecinas, también con los emprendedores. La verdad que uno nunca sabe qué puede ocurrir con las redes sociales, porque a veces tiene un impacto que no se imagina. Muchas gracias por divulgar el hecho de haber podido sumar más cuadras de pavimento para los vecinos y vecinas de Resistencia», dijo divertido.

El político ocupó los titulares nacionales e internacionales por darnos este divertido momento que seguro quedará para la posteridad.

Con información de Excélsior