Dos explosiones en tanques de almacenamiento de petróleo en la ciudad occidental de Matanzas, Cuba, dejó más de 40 heridos y han puesto en tensión al maltrecho servicio de electricidad en la isla porque el combustible que aún no está sofocado abastecía dos termoeléctricas cercanas.

“Alrededor de las 19:00 horas del viernes, debido a una tormenta, un rayo impactó el tanque 52 de almacenamiento de crudo en la Base de Supertanqueros de Matanzas, provocando un incendió”, confirmó en Twitter el ministerio de Energía y Minas.

Ese primer incendio no pudo ser controlado y se extendió a un segundo tanque de combustible que también reventó en la madrugada de hoy, y a las 09:00 hora local del sábado continuaba en llamas, generando una enorme columna de humo negro y tóxico sobre esa ciudad de 140 mil 545 habitantes.

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, se trasladó de inmediato a esa localidad, situada a unos 100 kilómetros al este de La Habana, donde visitó la zona afectada y el hospital provincial “Faustino Pérez”, donde le informaron sobre el estado de los lesionados.

“De los 47 heridos recibidos hasta este momento, 22 se mantienen hospitalizados, siete de ellos en estado grave y uno en situación crítica pero estable”, confirmaron directivos del hospital.

En la base marítima afectada se recibe y almacena petróleo nacional e importado y se envía a todo el occidente de la isla, incluida la próxima termoeléctrica “Antonio Guiteras”, que “tiene cobertura de combustible para solo dos días”, de acuerdo con informaciones del ministerio de Energía y Minas.

“En este momento se está evacuando a la población de la zona próxima a la base de supertanqueros porque la situación es muy complicada, las llamas son muy fuertes y el humo y los desprendimientos de tóxicos están cubriendo parte de la ciudad”, informó Eliane Taboas, quien reside en Matanzas.

Efectivos del cuerpo de bomberos y rescatistas, así como del ejército y la policía, se encuentran desplegados en el lugar de los incendios. Según la estatal Agencia Cubana de Noticias “el primer tanque afectado se encontraba al 50 por ciento de su capacidad de llenado, que es de 50 mil metros cúbicos”.

Esa base cuenta con ocho depósitos de combustible y un sistema de pararrayos, “pero al parecer la descarga fue más alta que lo que pudo proteger el sistema”, dijo Rigel Rodríguez, directivo de la División territorial de Comercialización de Combustible en Matanzas.

Incendio y apagones

“Lo único que nos faltaba, ahora un incendio y pronto la (termoeléctrica) Guiteras dejará también de generar electricidad”, fue la primera reacción de Jorge Benítez, de 60 años, quien este sábado amaneció sin servicio eléctrico en La Habana.

De acuerdo con la programación diaria de apagones que emite la estatal Unión Eléctrica, “hoy se espera en el horario pico de la noche una afectación de 854 megawatt (la noche anterior fueron mil MW). Este sábado se encuentran fuera de servicio nueve unidades generadoras”.

A lo anterior se adiciona que la base de supertanqueros afectada en Matanzas abastece de crudo nacional a dos termoeléctricas que se encuentran en operaciones. Una de ella, la de mayor generación, es la Antonio Guiteras.

Cuba padece desde mayo pasado constantes interrupciones del servicio eléctrico por una combinación de factores, entre los que sobresalen la falta de dinero fresco para importar insumos básicos en los mantenimientos y la vejez de las plantas, algunas de la época de la desaparecida Unión Soviética.

Esta realidad, sin solución a corto plazo, ha disparado el malestar social, aunque hasta ahora sin la dimensión que alcanzó el 11 y 12 de julio de 2021, cuando en una situación menos desfavorable que la actual se registraron manifestaciones antigubernamentales y asaltos a unidades de la policía y comercios en por los menos 30 localidades del país, con el saldo de mil detenidos y un muerto.

Con información de Milenio