La Cámara de Diputados comenzó esta noche la discusión de reforma a cuatro leyes, para que el Ejército tenga el control operativo y administrativo de la Guardia Nacional.

Los grupos parlamentarios de Morena, PT y PVEM presentaron como suya la iniciativa que el miércoles envió el presidente Andrés Manuel López Obrador en la materia, y el proyecto fue explicado en la tribuna por el coordinador de la bancada guinda, Ignacio Mier, quien solicitó la dispensa de todos los trámites.

La mayoría avaló el debate de inmediato, el cual se alargará hasta la madrugada de este sábado.

Desde la tribuna, Mier sostuvo que la reforma no modifica el espíritu original de la reforma constitucional de marzo de 2019 la creación de la Guardia Nacional.

“Está puntualmente establecido en el artículo 21 constitucional que la Guardia Nacional es un instrumento, una institución policiaca civil, adscrita a la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana y con funciones de coordinación de la estrategia nacional de seguridad”, indicó.

Se trata, argumentó, de dar certeza administrativa a los más de 113 mil integrantes de la Guardia Nacional, de los cuales 80 por ciento están al servicio de la obligación del Constituyente. “Es razón de ser del Estado mexicano, garantizar su certeza operativa y administrativa es una obligación para nosotros”, indicó.

Las bancadas registraron ocho mociones suspensivas a la iniciativa y la oposición cuestionó que la mayoría decidiera que el debate no se iniciara desde comisiones.

Hasta el momento, se tienen previstas 130 reservas en lo particular, y además de que, al tratarse de modificaciones a cuatro leyes, éstas deberán votarse una por una, lo cual alargará el debate.

Como parte de la negociación entre las bancadas, hasta el momento PAN y PRI están por respaldar la reforma a la Ley de Ascensos y Recompensas del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, y votar en contra de las modificaciones a la Ley Orgánica del Ejército y Fuerza Aérea, la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal y la Ley de la Guardia Nacional.

Los cambios a la Ley de Ascensos y Recompensas benefician a los militares y marinos que fueron transferidos de sus respectivos cuarteles, al homologar el tiempo de servicios del personal del Ejército y Fuerza Aérea Mexicana en la Guardia Nacional como tiempo de servicio en su respectiva institución armada.

Además, en los artículos transitorios de la iniciativa se propone permitir que los integrantes de la Guardia Nacional decidan libremente a cuál institución de seguridad estarán adscritos, sin que ello afecte la eficiencia en el cumplimiento de sus funciones.

La parte central de la reforma, prevista en la Ley Orgánica del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, prevé facultar al personal militar para efectuar operaciones de apoyo a las instituciones de seguridad pública.

Así como reconocer como personal activo del ejército al personal asignado a la Guardia Nacional.

Durante la sesión, la diputada Yolanda de la Torre (PRI) presentó una iniciativa para modificar el artículo quinto transitorio de la reforma a la Constitución de 2019 que permitió la creación de la Guardia Nacional.

Dicho transitorio incluyó que militares y marinos solo estarían cinco años en la Guardia Nacional, pero la legisladora priísta planteó que ese plazo se extienda a nueve años, esto es ampliar la participación del Ejército en tareas de seguridad hasta 2028.

Tanto en Morena como en el PT se consideró que ese cambio ayudaría al propósito de la iniciativa presidencial, aunque estudian su conveniencia.

Fuente: La Jornada