Una reportera de origen chileno, pero que radica desde hace muchos años en Quintana Roo, fue privada de la libertad, torturada y abandonada en la región 256 de Benito Juárez.

La tarde del viernes 2, en el C-5 ciudadanos informaron del hallazgo de una mujer maniatada con unos cables.

Hasta la manzana 8 sobre la avenida Lak-in, a la altura de la región 256, los policías la encontraron.

Paramédicos de una ambulancia privada fueron los que dieron la atención y la trasladaron al Hospital General Jesús Kumate Rodríguez de Benito Juárez.

Al ser entrevistada, la mujer se identificó con las iniciales P.R., de 47 años de edad, reportera de un medio de comunicación de Quintana Roo.

Detalló que al salir de su domicilio, un hombre y una mujer, ambos con gorra y pasamontañas y a bordo de un Versa color gris, la subieron a la fuerza al vehículo, le cubrieron el rostro y la ataron de las manos.

Dijo que las dos personas le comentaron que ya se le había advertido que se tenía que ir de Cancún, por lo que la encañonaron con arma de fuego y le comenzaron a dar vueltas por Benito Juárez, hasta que la dejaron abandonada en dicha región.

Asimismo, indicó que recibió amenazas de un número telefónico, por lo que cambió de chip, sin embargo, la volvieron a ubicar por sus redes sociales.

Por último, refirió que a su pareja sentimental ya le habían advertido que se fuera de Cancún.

La Fiscalía de Quintana Roo ya investiga los hechos.