Los expertos de la industria automotriz advierten que las ventas de autos en México se encuentran estancadas por aspectos como la poca disponibilidad de autos nuevos para ser entregados a quienes tienen un crédito aprobado.

El Presidente Ejecutivo de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA),  Guillermo Rosales Zárate, señaló que para el cierre de año mantienen un pronóstico reservado en la venta de unidades. 

De enero a julio se han colocado en México 362 mil 15 vehículos nuevos financiados y se espera que para concluir 2022, la cifra llegue a 1 millón 61,000 unidades, lo que sería un incremento de solo 1 por ciento frente a 2021, pero esto dependerá de la cantidad de autos disponibles para entrega.

En los primeros siete meses del año, la adquisición de autos nuevos fue de 59.1%, un avance de 0.7 puntos porcentuales comparado con el mismo periodo del año pasado.

Para el resto del año, se proyecta que la tendencia se mantenga, de forma que 6 de cada 10 autos se venderían a través del financiamiento.

El Presidente Ejecutivo de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores,  Guillermo Rosales Zárate, señaló que la falta de autos se debe a diversos factores. 

«Todos estos problemas mundiales de falta de suministro de componentes, trastocamiento de las cadenas logísticas, barcos que no llegan en las fechas que estaban programadas porque sus puertos de origen no han logrado, completar la carta y esto genera desequilibrios en las redes de contenedores, una larga cadena de factores, la que ha ocurrido en Europa con la invasión de Rusia a Ucrania y estos factores tienen como consecuencia esta crisis de oferta, que poco a poco se va superando  Sin embargo, al mismo tiempo lo que ha ocurrido de manera silenciosa, es un debilitamiento del poder adquisitivo de los consumidores» 

El sector automotor ha padecido a nivel global la falta de suministros para la fabricación y distribución de unidades, a consecuencia de la pandemia de Covid-19 y se espera que comience a normalizarse en 2023.