El subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, acusó que en México se ha llevado en los últimos años una práctica mercantil del parto, por lo que el país es uno de los cuatro con la tasa más alta de cesáreas innecesarias que no sólo son desfavorables para la salud de las madres, sino también para los recién nacidos.

Adelantó que la Secretaría de Salud trabaja en una norma específica de partería para reconocer el legado de los pueblos originarios con esta práctica ancestral, además de que con ella se buscan eliminar brechas sociales.

«La partería forma parte de este profundo legado cultural. Este oficio es ancestral, tiene raíces profundas en lo cultural, tradicional (…), el marco legal de México es insuficiente para proteger a la partería», comentó.