Luego de que dos trabajadores de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) fueron asesinados y dos más heridos en Sonora, el presidente Andrés Manuel López Obrador confirmó que una de las líneas de investigación que se maneja, se trata de una probable confusión por parte de quienes perpetraron el ataque debido a la hora en que lo realizaron (durante la madrugada del martes 06 de septiembre).

Sin embargo, una agresión directa también se mantiene como posibilidad de acuerdo con las autoridades del estado. Según los reportes recabados, los trabajadores de la CFE regresaban tras haber concluido labores de reparación en el servicio cuando fueron interceptados en un tramo carretero del municipio de Ónavas. El cártel de La Línea es la principal organización sospechosa del crimen.

“Hay que tener más precisión sobre la hora. (Pero) es lo que lleva a pensar que pudo haber sido una confusión. Ahí hay confrontación de grupos (criminales), pero hay otra hipótesis de que en el cumplimiento de su deber hayan ido a reinstalar la energía eléctrica en dos poblados en los que había habido cortes como represalías de uno de los grupos. Todo se está analizando y desde luego reprobamos estos hechos lamentables”, refirió el mandatario este jueves.

Los hechos habrían ocurrido alrededor de las 01:45 horas de la madrugada del martes cuando dos camionetas de la paraestatal, con dos trabajadores en cada una, transitaban cerca del puente de Tónichi en el kilómetro 167 de la carretera federal Hermosillo-Yécora, según los primeros avances en las indagaciones de la Fiscalía General de la República.

Luego de que los vehículos parara en medio del camino (supuestamente porque uno de los trabajadores bajó a realizar sus necesidades fisiológicas), fueron interceptados por los agresores quienes dispararon desde la parte alta de los cerros aledaños. La camioneta de la parte trasera dio vuelta en U al reconocer que se trataba de un ataque con armas de fuego.

“Estamos recabando toda la información, buscando las causas. Hay indicios de lo que pudo haber sucedido y pronto, espero y deseo, que se tenga ya una hipótesis más definida y se castigue a los responsables. A los trabajadores electricistas enviarles un abrazo, no están solos. Estamos atendiendo el asunto”, agregó López Obrador desde Palacion Nacional.

Dos lograron escapar

De los cuatros trabajadores implicados, dos fallecieron y dos lograron sobrevivir al escabullirse en el terreno. Según narró Francisco Sergio Méndez, delegado de la FGR en Sonora, La camioneta que logró arrancar y huir del lugar fue alcanzada igualmente por los proyectiles que le arrebataron la vida a uno de los pasajeros, mientras que el segundo continuó manejando por un camino de terracería para luego abandonar el auto y adentrarse en el monte, donde se escondió hasta su rescate.

Algo parecido sucedió con la primera de las camionetas que fue atacada y posteriormente calcinada (que quedó varada en el camino federal). El funcionario explicó que al verse rodeado por ráfagas de disparos, uno de los trabajadores se metió entre los matorrales en donde se escondió. Su compañero, sin embargo, fue fue asesinado en el lugar.

Sobre esto, el gobernador de la entidad y exsecretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, comentó: “Expreso mi más sentido pésame a familiares y compañeros por la irreparable pérdida que este hecho representa, pero sobre todo expreso mi más firme rechazo a esta agresión. Este lamentable hecho no quedará impune, habrá castigo para los responsables”.