La Cámara de Senadores aprobó, en lo general y lo particular, el dictamen que modifica cuatro leyes, para que la Secretaría de la Defensa Nacional ejerza el control operativo y administrativo de la Guardia Nacional.   

En lo general, el Pleno del Senado de la República avaló el proyecto con 71 votos a favor, 51 en contra y una abstención. En lo particular fue aprobado con 69 votos a favor, 50 en contra y dos abstenciones.  

Durante la discusión, el senador Gabriel García Hernández, de Morena, afirmó que la Cámara de Senadores debe velar por lo que es justo y necesario. “Hoy vemos que las Fuerzas Armadas gozan de mayor confianza y han participado en diversas acciones que permiten vislumbrar una organización transformada”. 

La senadora del PAN, Indira Rosales San Román, dijo que no se va “perpetuar un modelo de seguridad que es un fracaso”; además, mencionó que si el objetivo es lograr la paz en el país se tienen que fortalecer y profesionalizar los cuerpos de seguridad pública civiles, apostarle a la prevención, la procuración y formar nuevas policías, pero no con este tipo de reformas que son inconstitucionales. 

El senador Jorge Carlos Ramírez Marín, del PRI, aseguró que no debe pasarse la Guardia Nacional al Ejército, porque no hay argumentos sólidos que lo justifiquen, y los que existen, son meramente políticos. También precisó que, para que no haya más muertes ni desaparecidos, debe fortalecerse a las fuerzas civiles en las entidades. 

Luis David Ortíz Salinas, senador de Movimiento Ciudadano, dijo que el modelo de militarización de la seguridad pública del Presidente no ha logrado disminuir la inseguridad en el país, porque no entienden los roles y tareas que realizan policías y militares, por lo que se requiere una discusión profunda para cambiar dicho enfoque. 

El senador Israel Zamora Guzmán, del PVEM, señaló que los Grupos Parlamentarios de oposición, sin ningún fundamento, establecen que con esta reforma se pierde el carácter civil de la Guardia Nacional; sin embargo, apuntó, es algo que jamás ocurre “y cualquier persona puede comprobar en el documento que no hay un solo artículo donde se pierda el estado civil de la misma”. 

La senadora del PT, Cora Cecilia Pinedo Alonso, aseveró que el país carece de una institución policial con visión ciudadana, presencia y alcance nacional, y sobre todo con credibilidad, por eso es de suma relevancia brindar, con urgencia, un marco jurídico claro para la Guardia Nacional, como el elemento más fuerte para combatir la seguridad y la delincuencia. 

Del PRD, Antonio García Conejo dijo que la reforma es inconstitucional e incongruente, con el modelo policial planteado en el Plan Nacional de Desarrollo, que presentó la presente administración.  

Por su parte, el senador Gustavo Madero Muñoz, del Grupo Plural, afirmó que más que cambiar de opinión, el Ejecutivo federal cambia de principios, ya que el rumbo por el que está llevando a México, es el de la creciente militarización y criminalización. 

Luego de la aprobación en lo general, la Asamblea dio paso a las reservas que presentaron senadores de diferentes Grupos Parlamentarios para modificar diversos artículos del proyecto.  

Estas propuestas no fueron admitidas por la Asamblea, por lo que los artículos reservados fueron aprobados en los términos del dictamen, con 69 votos a favor, 50 en contra y dos abstenciones.  

De esta manera, el dictamen, que reforma diversas disposiciones de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal; de la Ley de la Guardia Nacional; de la Ley Orgánica del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos; y de la Ley de Ascensos y Recompensas del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, fue remitido al Ejecutivo federal para sus efectos constitucionales.