Miles de personas recibieron el viernes al rey Carlos III cuando llegó al Palacio de Buckingham en Londres, donde se izó por primera vez el estandarte real en su honor y el nuevo monarca dio un largo paseo saludando a la multitud. 

Carlos voló a Londres desde Escocia, tras pasar la noche en el castillo de Balmoral, donde murió su madre Isabel II. Llegó en coche oficial al palacio, donde estrechó la mano de muchos presentes entre gritos de «¡Dios salve al Rey!». Allí grabará por la tarde su primer mensaje televisivo como monarca. 

Al despertar a su primer día sin la mujer que una vez fue descrita por su nieto Enrique como «la abuela de la nación», miles de personas comenzaron a reunirse de nuevo frente al Palacio de Buckingham y el Castillo de Windsor para depositar flores y tomar fotos del creciente homenaje.

Las vallas publicitarias de toda la ciudad mostraban mensajes de condolencia y los periódicos publicaron en primera página fotografías de homenaje a la reina.

El jueves, miles de personas acudieron a su palacio de Londres, donde la noticia fue recibida con un silencio aturdidor mientras la bandera se izaba a media asta. Muchos describieron un sentimiento de conmoción.

El Palacio de Buckingham dijo que los miembros de la familia y de la casa real guardarán un periodo de luto hasta una semana después del funeral, cuya fecha aún no se ha confirmado, pero se espera que sea dentro de unos 10 días.

Fuente: AFP