El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) acudió a Jalisco como parte de su gira de trabajo de este fin de semana, donde supervisó, junto con el gobernador Enrique Alfaro, a supervisar la construcción de un sistema de presas y acueductos que mejorará el abasto de agua potable en Guadalajara y, al mismo tiempo, evitará inundaciones en sitios vulnerables.

Este domingo 11 de septiembre, el jefe del ejecutivo federal acudió con el militante de Movimiento Ciudadano (MC) para revisar la obra de la presa El Zapotillo, donde señaló que gracias a esta obra no se inundarán las comunidades aledañas y se aportarán 2 mil litros de agua por segundo para la zona conurbada de Guadalajara, todo esto a finales de 2023, fecha aproximada en la que se terminará la construcción.

López Obrador recordó la importancia de estas visitas con un dicho: “Orden dada no supervisada, no sirve para nada”, por lo que al lugar acudió con Adán Augusto López Hernández, titular de la Secretaría de Gobernación (Segob); y Germán Arturo Martínez Santoyo, subdirector General de Administración de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), para revisar adecuadamente los avances de la presa.

Asimismo, el gobernador Alfaro Ramírez se mostró sumamente agradecido con el presidente López Obrador en relación con esta obra, pues se pone solución a problemas de estrés hídrico en la zona metropolitana del estado y, al mismo tiempo se protegen las comunidades de TemacapulínPalmarejo Acasico de inundaciones.

Explicó que el proyecto hídrico necesitó de una inversión aproximada a 6 mil millones de pesos entre los recursos dispersados en las presas y acueductos, con lo cual se superarán las expectativas de consumo de agua potable en Guadalajara y su zona metropolitana en casi el doble.

Y es que, actualmente, la urbe de Jalisco tiene un déficit de abasto del vital líquido de 1.5 metros cúbicos por segundo; sin embargo, al terminar esta obra, a finales de 2023, se espera que se distribuyan 3 metros cúbicos de agua por segundo, superando la necesidad de la población actual.

“Estaremos resolviendo un problema histórico de la segunda ciudad más grande de México […] Muy agradecidos con usted, quiero reconocerle públicamente su compromiso […] Hoy es un día muy importante para Jalisco”.

Cabe recordar que López Obrador mantiene una agenda de defensoría de los pueblos originarios, pues el sábado 10 se acudió con pueblo de Wixárica que se ubica en el municipio Mezquitic, para presentar su Plan de Justicia para la comunidad, donde también estuvo presente el gobernador.

“Queremos informarle que el gobierno de Jalisco va a hacer su parte y entendemos el informe que presentó de Procuraduría Agraria, pero insistimos que ponga mucha atención en el tema de San Sebastián (Teponahuaxtlán y Tuxpan). Lo que hicieron nuestro compañeros al viajar a Ciudad de México demuestra que no es un conflicto entre estados, en un asunto de que quieren recuperar su tierra”, dijo Enrique Alfaro durante el evento.

En consecuencia, el presidente aceptó que se trata de un problema prioritario para las dos entidades; sin embargo, también señaló que hay grupos delincuenciales que deben ser atendidos.

“Vamos a enfrentar el problema agrario que siento en esta región es el principal problema. Hay confrontación y es muy claro que se trata de una lucha de comunidades indígenas con propietarios privados. Es hasta un asunto cultural”

Por lo que el jefe del ejecutivo federal amplió la óptica para atender el problema, esto en virtud de tratar de llegar a una resolución en la que se tome en cuenta el pulso popular de las y los habitantes de la región, ya que el problema podría continuar escalando en un contexto de violencia.