Carlos III hizo este martes su primera visita como reyIrlanda del Norte, etapa más delicada de su gira por el Reino Unido tras la muerte de su madre, cuyo cuerpo llegará a Londres por la tarde antes de su funeral el lunes.

La etapa norirlandesa se integra en una gira del nuevo monarca de 73 años por las regiones del Reino Unido -Gales, Inglaterra, Escocia e Irlanda del Norte- tras su ascensión al trono.

Desde que en 1921 los británicos conservaron este trozo de la isla tras la independencia de Irlanda, la región vivió desgarrada entre católicos y protestantes.

Profundamente devotos de la reina fallecida el jueves, los unionistas norirlandeses, protestantes, temen que su causa, la pertenencia al Reino Unido, se vea debilitada en un contexto político alterado por la salida de la Unión Europea, y por el avance de los nacionalistas republicanos y católicos, partidarios de la reunificación con la vecina Irlanda.

«Asumo mis nuevas tareas decidido a buscar el bienestar de todos los habitantes de Irlanda del Norte», prometió Carlos III en el castillo de Hillsborough, en el sur de Belfast, a representantes políticos locales.

La visita de Isabel II a Irlanda en 2011 fue la primera de un monarca británico desde la independencia y contribuyó a sellar la paz en la región.

Fuente: AFP