La jueza tercera de distrito en materia administrativa de la Ciudad de México ordenó restaurar el programa “Escuelas de Tiempo Completo” (ETC) como operaban antes de que se trasladaron algunos de sus objetivos al programa “La Escuela es Nuestra” (LEEN).

Ello como resultado de una demanda de amparo presentada por Aprender Primero, brazo jurídico de Mexicanos Primero, acompañados por el despacho Aguilar Barroso Abogados.

En la demanda se reclama que las autoridades federales violaron el derecho a la educación y a la alimentación de millones de niñas, niños y adolescentes al excluir a beneficiarias y beneficiarios de años anteriores de manera arbitraria.

En ese sentido, la jueza de distrito ordenó al Ejecutivo federal, a la Cámara de Diputados y a todas las autoridades encargadas de la implementación de los programas ETC y LEEN, incluyendo a la Secretaría de Educación Pública (SEP) y a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), a adoptar las medidas pertinentes a fin de que se sigan otorgando los mismos beneficios que se encontraban previstos en las Escuelas de Tiempo Completo.

Además, la jueza consideró que se afectó desproporcionadamente a mujeres madres de familia, quienes dependían de las ETC para tener un lugar seguro para sus hijas e hijos.

En el supuesto de que la restauración de las ETC como programa no fuera posible, la jueza determinó que las autoridades están obligadas a modificar el programa LEEN 2022 para que “se contemplen los mimos derechos y beneficios prestacionales de servicio público educativo contenido en aquel sistema”.

Esta resolución es la más reciente de una serie de acciones judiciales que Mexicanos Primero y Aprender Primero han llevado a cabo desde hace dos años, y después de que en febrero pasado la SEP decidió eliminar las horas extra y los alimentos de las escuelas.

“A pesar de que la SEP revirtió formalmente esa decisión –por la presión social y judicial– para que quedara la posibilidad abstracta del uso de los recursos para el pago a docentes y el servicio de alimentación, el análisis de la estructura de LEEN en la realidad revela que se trata de una simulación”, apunta un comunicado de la organización Mexicanos Primero.

Explicaron que el programa ETC, en su punto más alto de cobertura, beneficiaba a cerca de 27 mil escuelas, a 3.6 millones de niñas, niños y adolescentes, y al menos a 1.6 millones de estudiantes que recibían un servicio de alimentación.

La SEP responde

La SEP promoverá un recurso de revisión contra la sentencia para que el Tribunal Colegiado revoque la suspensión y la niegue.

“La suspensión provisional y/o definitiva no constituye una sentencia inatacable o la concesión de un amparo, por lo que la SEP tiene derecho de controvertir mediante los recursos legales disponibles”, respondió la dependencia en un comunicado.

Según las declaraciones, con el objetivo de mejorar la entrega y aplicación de recursos públicos para las Escuelas de Tiempo completo, el gobierno mexicano, mediante la SEP, estableció nuevos mecanismos para proporcionar el servicio a las familias y estudiantes.

El pasado mes de abril, la SEP detalló que los conceptos de horario ampliado y alimentación, principales beneficios del programa anterior, se integrarán a La Escuela es Nuestra, que entrega de forma directa los recursos a los beneficiarios.

A través de un estudio, la dependencia detectó que casi 20 mil escuelas, es decir, el 73% de las atendidas en el ciclo escolar 2020-2021, no se ubicaban en lugares con altos grados de marginación.

“De las 27 mil 67 escuelas atendidas por el PETC, en el ciclo escolar 2020-2021, poco más de la mitad eran rurales; 30% urbanas, y solo 18% indígenas. Además, solo 14 mil 739 proporcionaban alimentación a un millón 427 mil niños, lo que significa que 46% no proporcionaba servicio de alimentos”, destacó la SEP.

En el Acuerdo número 08/04/22, que se publicó en el Diario Oficial de la Federación el 28 de abril, se modificaron las Reglas de Operación del programa La Escuela Es Nuestra, donde se incluyeron los conceptos de alimentación y horario ampliado con jornadas escolares de entre seis y ocho horas diarias.

Sin embargo, el horario extendido deberá ser acordado durante una asamblea en las escuela, en coordinación y colaboración del o la directora del plantel. Cada escuela nombrará a un coordinador escolar del Servicio de Alimentación, responsable de organizarlo e implementarlo, mediante los Comités Escolares de Administración Participativa (CEAP) de cada escuela.

El apoyo económico podrá usarse para alimentación aunque el CEAP decida no extender el horario del plantel.

La SEP prevé que para 2023, el programa de La Escuela es Nuestra logre pasar de 27 mil escuelas a 113 mil planteles beneficiados, así como de 3.6 millones de alumnas y alumnos a casi 9 millones de estudiantes atendidos.

Con información de La Lista