FRANCISCO RODRÍGUEZ

Como casi todos los años, el espacio de este día está dedicado a rememorar uno de los episodios que han contribuido a conformar la historieta que hoy vive el país: líderes sociales traicionados por quien, como Andrés Manuel López Obrador, decía ser uno de ellos; irrupción de la violencia delincuencial y, en una de esas, hasta de la violencia política, y…

Y es que hoy, efectivamente, se conmemora un año más del asalto al cuartel del Ejército Nacional destacado en Madera, Chihuahua, por un grupo de jóvenes que, ingenuamente, creyeron que podrían cambiar el rumbo represor del país.

Lamentablemente hoy se comprueba que no lo consiguieron.

“¡Ríndanse! ¡están rodeados!” …

… un grupo de maestros normalistas, estudiantes y campesinos se levantaba así en contra de abusos e injusticias sufridos durante décadas…

… y atacaba el cuartel en Madera, Chihuahua.

Con esta, acción produjeron una onda expansiva que cimbraría al país para convertirse en símbolo de lucha armada de otros jóvenes. De muchos otros jóvenes retando al establishment.

Fue hace 57 años…

… la madrugada del 23 de septiembre de 1965…

…. hoy se cumplen exactamente 56 años.

Poco antes del grito de esos jóvenes liderados por el profesor Arturo Gámiz García, por el doctor Pablo Gómez Ramírez y por el líder agrario Salomón Gaytán, un grupo de soldados salía de sus barracas y en formación cruzaba una explanada para dirigirse a desayunar. De pronto, se escuchó un disparo y un foco que iluminaba la escena estallaba en pedazos.

Eran las 5:45 de la mañana y en el cuartel, ante los balazos, los soldados sorprendidos se lanzaban pecho a tierra y en segundos se desataba la balacera.

En medio de la penumbra y del desconcierto generado por el tableteo de metralletas, fusiles, pistolas y escopetas, sólo se escucha una voz: “¡Ríndanse! ¡Están rodeados! ¡Ríndanse!”

Arturo Gámiz García, Pablo Gómez Ramírez y Salomón Gaytán, los líderes, fueron abatidos junto con cinco de sus compañeros.

Palabras más, palabras menos, así lo narra la periodista y experta en guerrilla, Laura Castellanos, en su libro México Armado.

La delincuencia es la que hoy provoca terror

Y de repente dejamos de referirnos a las guerrillas –o movimientos armados, así considerados por el experto Jorge Lofredo— como autores de actos terroristas.

Hoy son los grupos delincuenciales los que están a unos pocos pasos de ser declarados como “terroristas” por el gobierno de Joseph Biden, ante las presiones del mandatario texano Gregg Abbott quien apenas lo hizo en el estado políticamente a su cargo.

Multiplicación de masacres y homicidios, principalmente en Guanajuato –entidad que se ha convertido en la que más asesinatos registra a nivel nacional–, que mantienen aterrorizada a la población son ignoradas en las matinés palaciegas del ocupante (con todo y tropas) de Palacio Nacional quien, por el contrario, cuando se le pregunta sobre ellas las minimiza.

Las guerrillas, mientras tanto, están en una vigilia casi permanente. En la imaginaria.

La chiapaneca, el EZLN, del autonombrado subcomandante Marcos –o como este individuo se haga llamar ahora– dio visos de existencia hace poco más de un año al iniciar una de sus delegaciones un tour por Europa.

El Ejército Popular Revolucionario (EPR-ERPI) que en 2007 hizo estallar cargas explosivas en ductos de Pemex ubicados en Celaya, Salamanca y Valle de Santiago, Guanajuato, y en Corregidora, Querétaro tampoco da señales de presencia.

En mis registros uno de los últimos comunicados del EPR se conoció hace algunos meses para reclamar al Estado la ya muy prolongada desaparición de dos de sus dirigentes.

a mediados de abril del año pasado, cuando enfatizaron que la crisis sanitaria dejó al descubierto el problema real de México que es la recesión económica.

Hace poco más de un año, cuando todavía hacía crisis la pandemia, los eperristas justificaban los saqueos como un “instrumento legítimo” para que el pueblo tome lo que le pertenece y le ha sido arrebatado por quienes ostentan el poder y controlan los grandes capitales comerciales del país.

No se referían a los neoliberales, fifís o adversarios de AMLO.

Por el contrario, hablaban del actual Presidente de la República y de sus asesores empresarios, entre otros.

Los mismos que en su momento asesoraron a Peña Nieto, a Calderón, a Fox, a Zedillo, a Salinas…

No están, pero sí están

En los estados del norte y centro de la República la mayor amenaza, reitero, es la presencia del crimen organizado…

… en los del sur lo es la guerrilla que, pese a no dar muestras de existencia, está ahí como acechanza siempre presente.

Ahí están…

… aunque el gobierno de AMLO no los vea…

… o no los quiera ver.

Hace poco más de un año, el colega Jorge Alejandro Medellín, también experto en estos temas, reportaba desde el portal eme-equis que “aunque forman parte de las instituciones encargadas de la seguridad nacional en México, las secretarías de Gobernación (Segob), de la Defensa Nacional (Sedena), de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), así como la Fiscalía General de la República (FGR), desconocen si en territorio nacional existen grupos guerrilleros en activo…

“Sólo el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) reporta tres grupos armados de corte social operando en el país: el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), el Ejército Popular Revolucionario (EPR) y el Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente (ERPI). También mencionan que los zapatistas y los eperristas operan en el estado de Chiapas, mientras que a los erpistas los ubican en Guerrero.

“Sin embargo, organismos civiles y especialistas en movimientos armados en México consideran que en el país operan más grupos guerrilleros que los reportados por el organismo de inteligencia del gobierno federal, e incluso no descartan que nuevas o viejas agrupaciones armadas ‘pueden estar replegadas, en proceso de acumulación de fuerzas’”, escribió Medellín.

No están, pero sí están.

Y la 4T actúa con disimulo frente a ellas.

Como Carlos Salinas de Gortari en su momento: “Ni las ve ni las oye”.

¿Cómo lo ve usted?

Indicios

Policías ministeriales acosando a vecinos y transeúntes… agentes del MP federal tocando a las puertas de los vecinos de edificios de departamentos y de encargados de consorcios, oficinas y comercios en el área de Santa Fe, en la CDMX… los presionan… les dicen que van a ser desalojados de lo que ellos sostienen –y la ley y la fe pública les corroboran– es su legítima propiedad… y muchas más violaciones más practica ahora mismo la Fiscalía General de la República, a cargo del cada vez más repudiado Alejandro Gertz Manero que ampara su criminal actuación en viejos papeles de hace más de un siglo –de la época de Porfirio Díaz–, previos a la promulgación de la Constitución que debería regirnos,  como si interpretara fielmente la partitura del Foro de Sao Paulo en la que basan su proceder gobiernos populistas latinoamericanos como el AMLO, Maduro, Fernández-Kirchner y otros. ¿Se acuerda usted cuando, durante las consecutivas campañas de López Obrador se hablaba de que haría este tipo de expropiaciones ilegítimas? Que, como ya ha sucedido en Venezuela, indagaría cuantas recámaras o espacios sin ocupar tenía cada familia en sus hogares para acomodar en ellos a quienes carecieran de vivienda? Estamos padeciendo ya el terrorismo de Estado. ¿No cree usted? * * * Y por hoy es todo. Gracias por leer estas líneas. Y como siempre le deseo ¡buenas gracias y muchos, muchos días!

https://www.indicepolitico.comindicepolitico@gmail.com@IndicePolitico@pacorodriguez