La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) presentó una denuncia penal ante la Fiscalía General de la República (FGR) en contra de quienes resulten responsables del asesinato de un ejemplar de oso negro (Ursus americanus) que el pasado 25 de septiembre fue visto deambulando en Cumpas, Sonora.

“Si con base en los datos que se han recabado y los que se sigan obteniendo, se identifica a la persona o personas que hayan participado o se conocen datos que en su caso puedan proporcionar a la Profepa, la Fiscalía General de la República continuará con el procedimiento por la o las infracciones que pudieran haberse cometido, previstas en la Ley General de Vida Silvestre”, indicó en un comunicado.

La procuraduría indicó que interpuso una denuncia penal en contra de quien o quienes resulten responsables de la comisión de ilícitos ambientales en la materia.; indicó que los responsables pueden ser acreedores a sanciones administrativas y penales, entre las que destacan una multa de hasta 7 mil pesos y una pena de hasta 9 años de prisión.

“La procuración del bienestar y la preservación de la vida silvestre son prioridad para la Procuraduría y agotará todos los medios posibles para garantizar un trato digno y respetuoso de la vida silvestre”.

La dependencia detalló que el 25 de septiembre, su representación en Sonora recibió un reporte por faltas al trato digno del ejemplar de vida silvestre en Cumpas, Sonora, por lo que personal adscrito a la Subdelegación de Recursos Naturales de la Procuraduría en la entidad recopiló la información correspondiente y constató el reporte con las autoridades estatales y de Protección Civil para ejecutar de manera coordinada las diligencias pertinentes.

Se indicó que a la mañana siguiente, personal de la Procuraduría realizó una visita de inspección y recolectó datos siguiendo el trayecto que hizo el ejemplar.

Con información de Milenio