El ciclón tropical Orlene, localizado a las 13:00 horas, tiempo del centro de México, a 460 kilómetros (km) al sur suroeste de Manzanillo, Colima, con vientos máximos sostenidos de 75 kilómetros por hora (km/h) y rachas de 95 km/h, se desplaza hacia el nor-noroeste a 17 km/h, por lo que podría impactar en las costas de Sinaloa, entre los municipios de Angostura y Culiacán, el lunes próximo.

Ante ello, el Gobierno de México hizo un exhorto a autoridades estatales y municipales, así como a la población en general, a extremar medidas de protección, con el fin de prevenir afectaciones a la población y sus bienes.

En videoconferencia de prensa, donde participaron representantes de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), la Secretaría de Marina (SEMAR) y la Coordinación Nacional de Protección Civil (CNPC), la coordinadora general del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), Alejandra Margarita Méndez Girón, informó que la circulación de Orlene genera la entrada de aire cálido y húmedo del Pacífico hacia Michoacán, Colima, Jalisco y Nayarit, donde favorecerá lluvias de fuertes a muy fuertes, durante la tarde-noche de hoy. Asimismo, se registran vientos fuertes y oleaje elevado en un radio de 150 km a partir del centro del sistema.

Adelantó que el ciclón continuará desplazándose hacia el oeste-noroeste y que se espera que el viernes, durante la tarde-noche, se intensifique a huracán categoría I en la escala Saffir-Simpson, con vientos de 119 a 153 km/h. Además, señaló, se espera que cambie su dirección de desplazamiento hacia el nor-noreste, con dirección hacia las costas de Sinaloa, y que posiblemente se incremente a la categoría 2, con vientos de 154 a 177 km/h.

De continuar con esta dirección, expuso, Orlene podría nuevamente descender a categoría 1 y así impactar en Sinaloa, el lunes, entre los municipios de Angostura y Culiacán, para continuar su trayectoria hacia Durango y Chihuahua, aunque ya con menor intensidad.

La titular del SMN explicó que, en su recorrido, Orlene dejará lluvias intensas en Sinaloa, Durango, Nayarit y Jalisco, así como lluvias muy fuertes en Baja California Sur, Colima y Michoacán. Adicionalmente, se pronostican vientos fuertes y oleaje elevado para las costas de Sinaloa, Baja California Sur, Nayarit, Jalisco y Colima.

En total, puntualizó, del 29 de septiembre al 4 de octubre, se estiman lluvias acumuladas de 250 a 300 milímetros (mm) en Sinaloa, de 150 a 200 mm en Nayarit, de 150 a 200 mm en Durango, de 150 a 200 mm en Jalisco y Colima, así como de 50 a 75 mm en Baja California Sur.

La SEMAR expuso que para las próximas 24 horas se prevé oleaje de 5 a 8 pies en la costa de Jalisco, Colima, la entrada del Golfo de California y las Islas Revillagigedo, así como de 8 a 12 pies sobre el Pacífico Central.

A 48 horas, prevalecerán las olas de 5 a 8 pies sobre la costa suroccidental de la Península de Baja California, las costas de Jalisco y Colima, Islas Marías y la entrada del Golfo de California, así como de 10 a 14 pies sobre el Pacífico Central.

En tanto, la previsión a 72 horas indica olas de 8 a 12 pies sobre la costa suroccidental de la Península de Baja California, el sur del Golfo de California y la costa de Sinaloa; de 10 a 15 pies en la entrada del Golfo de California, Islas Marías y las costas de Nayarit y Jalisco, así como de 6 a 9 pies sobre la costa de Colima e Islas Revillagigedo.

SEMAR dio a conocer que, aunque los puertos se encuentran abiertos, se da seguimiento a las condiciones meteorológicas, para determinar las medidas de cierre necesarias, a partir de mañana. En tanto, recomendó que la navegación marítima esté al tanto de los pronósticos y avisos de las fuentes oficiales, como son SEMAR, la CNPC, Conagua y el SMN.

En representación de la coordinadora nacional de Protección Civil, de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, Laura Velázquez Alzúa, el Director del Centro Nacional de Comunicación y Operación de Protección Civil, Luis Alberto Ortega Vázquez, destacó que se activaron de inmediato las acciones y protocolos de preparación de las autoridades de los tres órdenes de gobierno para la salvaguarda de la población.

Asimismo, la Secretaría de la Defensa Nacional, SEMAR y Guardia Nacional, activaron el Plan DNIII-E, Plan Marina y Plan GN-A, respectivamente, para auxilio a la población, se realizan recorridos en zonas vulnerables para la identificación de riesgos y una Misión de Enlace y Coordinación (Misión ECO) se traslada a Sinaloa para apoyar en las labores de prevención y preparación ante los efectos de Orlene.

De igual manera, señaló que se mantiene comunicación permanente con autoridades de los estados de Michoacán, Colima, Jalisco, Nayarit, Sinaloa y Baja California Sur, quienes han sido alertados de manera formal a través del CENACOM y se han emitido tres avisos por presencia de zona de inestabilidad y dos boletines del Sistema de Alerta Temprana para Ciclones Tropicales (SIAT-CT).

Se cuenta con un universo de mil 937 refugios temporales que serían activados en caso de ser necesario: 185 en Michoacán, mil 75 en Jalisco, 236 en Colima, 146 en Nayarit, 126 en Sinaloa y 169 en Baja California Sur.

El gerente de Aguas Superficiales e Ingeniería de Ríos de la Conagua, Heriberto Montes Ortiz, refirió que se mantiene la estrecha vigilancia de los escurrimientos, así como su impacto en los niveles de ríos y arroyos de Jalisco, Nayarit, Baja California Sur, Sinaloa y Durango.

Asimismo, destacó, se vigilan de manera puntual las presas de la región con pronóstico de lluvias. Entre estas están Cajón de Peña, Basilio Vadillo, Corrinchis y Tecotán, en Jalisco; San Rafael, Aguamilpa y El Cajón, en Nayarit; San Lázaro, La Palma, La Buena Mujer y Santa Inés, en Baja California Sur; Aurelio Benassini, Sanalona, Guillermo Blake Aguilar, Huites, Eustaquio Buelna, Gustavo Díaz Ordaz, Miguel Hidalgo, José López Portillo y Josefa Ortiz de Domínguez, en Sinaloa, así como Lázaro Cárdenas, El Palmito, San Gabriel, Peña del Águila y Santiago Bayacora, en Durango.

Sobre los ríos, señaló la estrecha supervisión del Mascota, El Cuale, El Tuito, Tomatlán y Marabasco, en Jalisco; Acaponeta, San Pedro, Santiago y Ameca, en Nayarit; Los Pocitos, San José, El Zacatal, El Saltito, San Pablo, El Salto, Salto Seco, El Piojillo, La Huerta, San Ramón y El Calandrio, en Baja California Sur; Culiacán, Évora, San Lorenzo, Elota y Presidio, en Sinaloa, así como Florido, Villa Hidalgo, Tepehuanes, Santiago, Poanas, La Sauceda y Cuencamé, en Durango.

Hizo énfasis en que, en el caso de presas a cargo de la Comisión Federal de Electricidad, se mantiene la estrecha coordinación con esta dependencia, y que el seguimiento de los 210 embalses más grandes de México también se realiza en colaboración con la CNPC, con el fin de avisar oportunamente a las autoridades estatales y municipales, así como a la población, de la necesidad de implementar estrategias de Protección Civil, debido a que las lluvias pronosticadas podrían incrementar los niveles de ríos, arroyos y presas, así como generar deslaves y deslizamientos de tierra, ya que los suelos están saturados.

En su momento, por parte de la Gerencia de Protección a la Infraestructura y Atención de Emergencias (PIAE), de Conagua, Raúl Gutiérrez Haaz hizo énfasis en que se trabaja coordinadamente con las dependencias que integran el Sistema Nacional de Protección Civil, y que las Brigadas PIAE están preparadas en las entidades con pronóstico de lluvias, donde cuentan con equipos especializados, con el fin de contribuir en la atención de las emergencias de origen hídrico que pudieran presentarse. Incluso, indicó, en caso de ser necesario se desplazaría equipo y personal desde otras entidades.

Las condiciones meteorológicas y las recomendaciones y medidas de mitigación pueden ser consultadas en las páginas https://smn.conagua.gob.mx/es/www.gob.mx/cenapred y www.preparados.gob.mx, así como en las cuentas oficiales @Conagua_Clima y @CNPC_MX.