La operación del Gas Bienestar “está en pausa” aunque el objetivo de su creación, según dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador, ya se cumplió porque permitió controlar la tendencia al alza del gas. “Está en pausa porque tenemos otras tareas. Y se logró detener el aumento del precio del gas. Tomamos la decisión porque se estaban pasando de la raya y se demostró que logramos controlar y ya lo traemos a 20.57 el kilo. Por eso, es importante que intervenga el Estado”.

Durante su conferencia, dijo que si no interviene para proteger a la población “todo queda en manos de la ganancia y el lucro, por eso se detuvo, pero ya el proyecto está ensayado es cosa de ampliarlo, pero logró su propósito, porque estamos hablando de 450, 420 pesos el cilindro de 20 kilos que es lo que más consume la gente humilde”.

Mostró una gráfica sobre la tendencia ligeramente a la baja que ha tenido el precio del gas en los últimos meses. Agradeció a los distribuidores de gas que se convencieron de que debían actuar con responsabilidad sobre la base de ganancias razonables, sin voracidad.

Fuente: La Jornada