Al reiterar su invitación a la población a acudir el próximo 1 de diciembre al Zócalo de la Ciudad de México para escuchar su informe con motivo del cuarto aniversario del inicio de su gobierno, el presidente Andrés Manuel López Obrador subrayó que la convocatoria no es una respuesta a la marcha realizada este domingo por grupos opositores en contra de la propuesta de reforma electoral.

“Que conste que no es como respuesta a la marcha de ayer, ya lo había dado a conocer de tiempo atrás, antes de que hablaran de la marcha”, apuntó el mandatario.

Explicó que el mensaje lo ofrecerá a las 5 de la tarde de ese día, motivo por el cual no acudirá al cambio de gobierno en Oaxaca, al cual fue invitado, y en su lugar acudirá el secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández.

A la vez, sostuvo que el actual gobernador, Alejandro Murat, “ha hecho un buen trabajo”. Mientras que, sobre Salomón Jara, quien asumirá el cargo de gobernador el 1 de diciembre, expresó que el morenista “está muy comprometido con la gente de Oaxaca, él es zapoteco, él no puede fallar, y le tengo confianza porque viene de abajo y de la lucha, no se va a marear porque hay quienes se suben a un ladrillo y se marean”.

Adelantó que después de reunirse con distintos presidentes en el marco de la Alianza del Pacífico, realizará una gira por Oaxaca el 26 y 27 de noviembre.

En tanto, consultado en su conferencia matutina de este lunes sobre supuestos informes de la Sedena que señalan presuntos acercamientos del gobernador de Morelos, Cuauhtémoc Blanco, con un grupo criminal, López Obrador afirmó que todas las dependencias tienen la instrucción de remitir la información que cuenten a la Fiscalía para que no haya impunidad, pero consideró que este tipo de información tiene una intención “sesgada, tendenciosa y malintencionada” para cuestionar al gobernador.

También, en el contexto de las indagatorias del feminicidio de Ariadna, que ha derivado en posiciones contrarias entre la Fiscalía de Morelos y de la Ciudad de México, aseveró que en ese caso “es de dominio público de que tenía que intervenir la Procuraduría de la Ciudad de México como lo está haciendo, y que fue un feminicidio evidente, lastimoso y vergonzoso por la forma en que se dio a conocer. Entonces, la Procuraduría de Morelos declara de que había muerto de asfixia y la Procuraduría del DF sostiene que fue golpeada, que fue asesinada”.

Recalcó que “cualquier asesinato es reprobable, pero si además se advierte que hubo omisión, participación, complicidad de una autoridad, (es) doble, triplemente peor, no es cualquier cosa”.

Fuente: La Jornada