El presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció que en el proceso de descentralización de las dependencias federales se ha avanzado muy poco y aun cuando algunas dependencias como las secretarías de Salud y Cultura ha habido acciones, en realidad hay apenas un 20 por ciento de avances.

Sin embargo, destacó, por otro lado que paulatinamente se ha comenzado a desmontar todos aquellos lujos y excesos, “la parafernalia del poder” porque ya no se permite el arrendamiento de edificios lujosos, aunque admitió que aún hay algunas dependencias que cumplen contratos de arrendamiento que viene desde pasadas administraciones.

Mencionó como ejemplo de los lujos de antaño que en París, el gobierno mexicano tiene tres casas además de la sede de la embajada. “ Vamos a seguir avanzando y no gastando en oficinas lujosas, y utilizar las oficinas que se tienen. No puede ser que lo que hablamos de París, tres casas, más la embajada, que no se pueden dos. Era mucho gasto, mucha prepotencia pensaban que eso era el poder. Hasta complejos, eso de tener un avión de tanto lujo en un pueblo con tanta pobreza.”