El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo estar «sorprendido» por la demanda millonaria que interpuso Grupo México en contra del Gobierno de la República, luego de que, por incumplimiento de contrato de un tramo del Tren Maya, se encargó la obra a tres empresas más.

De acuerdo con el presidente López Obrador, el secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, le hizo llegar una propuesta a Germán Larrea, dueño de Grupo México, a fin de que se elabore un dictamen por los ingenieros militares respecto a la cuantía de lo que ese grupo construyó e invirtió en el trayecto que va Playa del Carmen a Tulum y que incumplieron.

La idea es que no se pague ni más ni menos de lo que realmente invirtieron en un tramo de 60 kilómetros aproximadamente, indicó el presidente al revelar que Germán Larrea estuvo de acuerdo y que se le enteró que el tramo incumplido urge al gobierno su conclusión.

«Me llama la atención que le mandé a decir a Germán Larrea, dueño de Grupo México, que se buscara una negociación, que los ingenieros militares nos hicieran un dictamen y que si aceptaba ese dictamen para definir cuánto se tenía que pagar y me mandó a decir que aceptaba, pero ¡oh, sorpresa!, hoy aparece que nos va a demandar y que es un asunto millonario, pero yo no sabía que ya había demandado.

“Entonces, ya se volvió publicitario, ya se volvió famoso el asunto», indicó desde Palacio Nacional.

López Obrador comentó que el tramo referido fue la causa por la cual se originaron la mayoría de amparos en contra del Tren Maya.

Además, recordó que en tiempos del presidente Ernesto Zedillo, fue Grupo México el que recibió los ferrocarriles nacionales «y no se les está expropiando, no se les están quitando las concesiones».

Detalló que las concesiones entregadas por Ernesto Zedillo fueron como 15 o 18 mil kilómetros y desaparecieron los trenes de pasajeros.

Fuente excelsior