La Policía Nacional de España puso en conocimiento de la Audiencia Nacional el envío de un sobre con material pirotécnico al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que fue detectado y neutralizado por los servicios de seguridad presidenciales. Horas más tarde, se terminaría confirmando un nuevo paquete sospechoso en la Embajda de Estados Unidos en Madrid.

La interceptación tuvo lugar el pasado 24 de noviembre, después de que los servicios del Departamento de Seguridad de Presidencia del Gobierno, en las tareas de cribado y filtrado de la correspondencia, detectasen un envío postal sospechoso. Se trataba de un sobre dirigido al presidente del Gobierno, que había sido remitido por correo postal ordinario, detalló el Ministerio del Interior en un comunicado.

El dispositivo era «similar» a los paquetes recibidos posteriormente por la embajada de Ucrania y una empresa de armas española el miércoles, dijo, y un dispositivo interceptado en la base aérea española de Torrejón de Ardoz en las primeras horas de la mañana del jueves. Una fuente cercana a la investigación dijo a la agencia Reuters que los dispositivos enviados a la oficina del jefe de gobierno, la embajada de Ucrania, la base aérea y un fabricante de armas estaban en sobres marrones similares y dirigidos a los directores de cada institución.

Contenían pólvora suelta con un mecanismo de encendido eléctrico que haría que la pólvora se quemara en lugar de explotar, dijo la fuente.

Se solicitó al servicio postal español que colabore en una preselección de todos los sobres similares, agregó la fuente. El Tribunal Superior de Justicia de España especializado en terrorismo abrió una investigación, según ha informado una fuente judicial.

Fuente: Europa Press y Reuters